miércoles, 16 de noviembre de 2016

SI NO PUEDES IR A MISA, MANDA A TU ÁNGEL [MIRA COMO HACERLO]


La oración que encontrarás en este artículo fue escrita por una mujer devota llamada Ruth Merz de Cincinnati, Ohio.
Ruth era la madre de ocho hijos a quien le fue diagnosticado un cáncer.
No le era posible asistir a misa debido a su enfermedad, y algo le llevó a decir esta oración maravillosa.
Nuestros ángeles siempre van a misa y cumplen funciones vitales para nosotros allí, por eso estarán más que agradecidos que los enviemos en nuestra representación.
Pero para que tengas idea de la importancia que los ángeles dan a la misa y su función en ella, primero lee lo siguiente, y cuando llegues a la oración no tendrás ninguna duda.
MULTITUD DE ÁNGELES EN LA MISA
La tradición cristiana nos asegura que innumerables ángeles ayudan en la Misa.
San Juan Crisóstomo, entre otros, establece que: “Cuando se celebra la Misa, el Santuario está lleno de innumerables ángeles que adoran a la Víctima Divina inmolada en el altar.” 
Además de los ángeles de la guarda de los fieles que están presentes, miles de espíritus celestiales ayudan en la Misa, con reverencia, adorando a su Señor y Dios. 
La eficacia de la Misa es tan maravillosa, la misericordia y la generosidad de Dios son tan ilimitadas que no hay momento más propicio para pedir favores como cuando Jesús está en el altar. 
Los ángeles lo saben bien y vienen en tropel a adorar a su divino Maestro y hacer sus peticiones en esta hora de la misericordia. ¡Qué ejemplo para nosotros!
Se reveló a Santa Matilde que tres mil ángeles del coro de tronos están siempre en la asistencia devota en cada Sagrario donde está preservado el Santísimo Sacramento.
Sin duda, un número mucho mayor están presentes en la Santa Misa, que es más que un sacramento, sino también un sacrificio.
Leemos en las revelaciones de Santa Brígida:
“Un día, cuando estaba ayudando en el Santo Sacrificio, vi un inmenso número de ángeles santos descendiendo y reuniéndose en torno al altar, contemplando al sacerdote.
Ellos cantaban cánticos celestiales que arrobaban el corazón. El mismo cielo parecía estar contemplando el gran sacrificio.
¡Y sin embargo, los pobres mortales, criaturas ciegas y miserables, participaban en la misa con tan poco amor, sabor y respeto!” 
LAS GOTAS DE SANGRE ASPERGIDAS EN LA MISA
¡Con qué sentimientos de profunda veneración adoran los ángeles la Preciosa Sangre que se arroja de nuevo sobre el altar!
Es la misma sangre que fue derramada en el Calvario, pero con la diferencia de que entonces se cayó al suelo, mientras que en la Santa Misa, se aplica a las almas de los presentes. 
Santa María Magdalena de Pazzi habla de esta aspersión espiritual:
“Esta sangre cuando se aplica al alma, imparte a ella toda la dignidad que si se vistiera de gala con una túnica costosa. 
Imparte tal brillantez y esplendor que si pudieras tú ver el resplandor cuando tu alma se espolvorean con esa Sangre, tú habrías caído de rodillas a adorarla“. 
¡Feliz el alma adornada con tanta belleza!
Una sola gota de esta Sangre de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad supera en valor todas las riquezas del Cielo y de la tierra.
EL TREMENDO BENEFICIO DE IR A MISA
Recordemos que cuando uno oye Misa durante la vida es de más beneficio para el alma que cualquier otra cosa que hagas, y que cada Misa irá contigo al Juicio y suplicará perdón. 
Ellas, además, acortan tu Purgatorio y te harán ganar por ellas mismas un mayor grado de gloria en el Cielo.
Cuan agradable a Dios es la asistencia frecuente a Misa, está bien ilustrado en la siguiente pequeña historia:
Un granjero pobre solía asistir a misa diaria durante muchos años de su vida. 
Estaba cruzando los campos cubiertos de nieve una mañana fría en su camino a la iglesia, cuando le pareció oír pasos detrás de él, y volviéndose, vio a su ángel de la guarda que lleva una cesta llena de hermosas rosas que exhalaban un perfume delicioso. 
“Mira” dijo el ángel, “estas rosas representan cada paso que has tomado en el camino a la misa y cada rosa representa también una recompensa gloriosa que te espera en el cielo.
.
Pero mucho, mucho mayor son los méritos que habrás adquirido en la Misa en sí”.
La idea de las ventajas de valor incalculable que se van a derivar de la asistencia devota en la Misa, debe ser un estimulante para nosotros para escucharla no sólo los domingos, sino también en los días de la semana, cuando sea posible.
PAN DE LOS ANGELES PARA REVERENCIARLO CON MUCHA PUREZA
Oportunamente el Santísimo Sacramento es llamado el “pan de los ángeles”, a causa del ardiente amor con que los ángeles aprecian el Sacramento y la profunda adoración que prestan a su Dios oculto bajo los velos sacramentales.
Pero esta designación nos recuerda también la pureza angelical que debe adornar nuestros corazones cuando recibimos la Sagrada Comunión.
Debemos pensar en nuestros Ángeles Guardianes y su incomparable pureza cada vez que nos acercamos a la mesa del Señor, pidiendo obtener la gracia de acercarnos al Banquete Celestial con verdadera pureza de corazón y disposición digna.
Es cuando nos acercamos particularmente a la Santa Mesa que los Ángeles de la Guarda nuestros ejercen su atención más vigilante sobre nosotros, porque aquí está un homenaje muy especial a su querido Señor en Su estado eucarístico.
Y sin embargo, la Santa Eucaristía no fue instituida para los Ángeles, sino para los hombres. ¿No deberíamos estar totalmente avergonzados al contemplar el fervor de los Angelitos?
Cuando nos estamos preparando para la Sagrada Comunión, los Ángeles se esfuerzan por despertar en nosotros el sentimiento santo;  nos instan a desterrar las distracciones y a repetir actos piadosos de contrición y amor.
En ese momento el espíritu maligno se deleita en molestarnos a fin de impedirnos recibir la Santa Comunión con fruto, porque sabe que esta es la fuente de todo bien.
Por esta razón, a menudo experimentamos que durante la Santa Misa y en el momento de la Sagrada Comunión estamos violentamente atacados por las distracciones y las tentaciones.
Nuestros fieles Ángeles también redoblan su vigilancia en este momento sagrado, y si cooperamos con ellos, nos ayudarán a vencer al enemigo y recibir el adorable Sacramento con la disposición adecuada.
LA VIGILANCIA DE LOS ÁNGELES DE NUESTRA DISPOSICIÓN EN LA MISA
Debemos esforzarnos por no disgustar a nuestro buen Ángel por falta de reverencia al acercarnos a la Santa Mesa.
Nuestros Santos Ángeles Custodios  se regocijan en unión con nosotros en adoración ante el Santísimo Sacramento durante el tiempo de la Santa Misa.
Ellos hacen todo lo posible para evitar que no nos falte la atención y la reverencia, porque nos inflaman con el amor de Dios.
Santa Catalina de Siena, que también fue favorecida con la presencia visible de su Ángel de la Guarda, una vez mientras rezaba en la iglesia volvió un poco la cabeza para satisfacer su curiosidad.
Su ángel de la guarda le dio tan severa reprimenda por su falta de respeto en presencia del Santísimo que por varios días Santa Catalina estaba inconsolable y realizó severas penitencias en expiación.
La Beata Verónica de Binasco relata una experiencia similar:
“Una vez”, escribe, “cuando, impulsada por la curiosidad, se me ocurrió durante el tiempo de la Misa mirar a una de las hermanas que estaba arrodillada cerca del altar, el ángel de Dios que está constantemente a mi lado me reprendió con tal severidad que casi me desmayo de terror.
Me miró amenazadoramente y me dijo, ‘¿por qué perdiste tu corazón? ¿Por qué miraste con tanta curiosidad a tu hermana? Tú has cometido una grave ofensa a Dios’. 
Así habló el ángel, y por mandato de Cristo impuso en mí una penitencia pesada por mi culpa, que durante tres días me lloraban lágrimas.
Ahora, cuando oigo misa, nunca me atrevo siquiera volver la cabeza, por temor a incurrir en el desagrado de la Divina Majestad”. 
¡Qué lección para los que dan rienda suelta a sus ojos en la iglesia y habla incluso durante el tiempo de la Santa Misa! 
San Francisco de Sales tenía especial devoción hacia los santos ángeles encargados de la tutela de los tabernáculos.
Su veneración por estos Angélicos Guardianes se incrementó en un caso que demuestra que estos espíritus puros no sólo veneran las sagradas especies, sino también a los ministros que se consagran y se ocupan de ellas.
Después de haber conferido las órdenes sagradas a un joven piadoso, San Francisco se dio cuenta que el sacerdote recién ordenado vaciló antes de una puerta como si fuera a dejar pasar a alguien delante de él. 
“¿Por qué haces una pausa?” preguntó el Santo. “Dios me favorece con los ojos de mi ángel de la guarda”, respondió al sacerdote. 
“Antes de que yo fuera ordenado al santo sacerdocio, mi Ángel siempre se mantenía a mi derecha y me precedía. Ahora camina a la izquierda y se niega a ir delante de mí.” 
Tal es la gran veneración que los espíritus angélicos muestran incluso a los ministros de Dios debido a su reverencia hacia el Santísimo Sacramento.
NUESTROS ÁNGELES DE LA GUARDA SIEMPRE VAN A MISA Y LLEVAN NUESTRAS OFRENDAS
Cada vez que asistimos a la Santa Misa vamos a unirnos con San Miguel y los santos ángeles para que lleven nuestras ofrendas y peticiones en sus manos puras, que presentarán al Altísimo.
.
Para que Él pueda recibirlas amablemente y perdonar nuestra falta de la devoción.
¿Los católicos piensan de esta increíble verdad: que en la Misa están rezando en medio de miles de ángeles de Dios y que nos auxilian en ese momento a ser más devotos?
Pidamos a San Miguel y sus ángeles impartirnos una mayor creencia en el valor infinito de la Misa, “donde Cristo rocía espiritualmente las almas de los fieles con su sangre”.
Pero lamentablemente hay casos de enfermedad o algún otro motivo grave que nos impidan ir a misa, pero podemos a enviar nuestro Ángel de la Guarda en nuestro lugar con nuestra oración.  
Cuando estés incapacitado de ir a misa puedes pedir a tu Ángel de la Guarda que vaya por ti.
ORACIÓN PARA ENVIAR A TU ÁNGEL A MISA
Oh Santo Ángel a mi lado .
Ve a la iglesia por mí.
.
Arrodíllate en mi lugar en la Santa Misa donde deseo estar.
.
En el ofertorio, toma todo lo que soy y tengo y colócalo como un sacrificio
sobre el trono del altar.
.
En la sagrada consagración, adora con amor seráfico a mi Jesús escondido en la Hostia,
bajado desde el cielo.
.
Ora por aquellos que me aman entrañablemente, y por los que me causan dolor, que la sangre de Jesús pueda limpiar todos los corazones que sufren y dé  alivio a las almas.
.
Cuando el sacerdote tome la Comunión tráeme a mi Señor, que su dulce corazón
pueda estar en el mío y yo ser su templo.
.
Ora para que el divino sacrificio pueda borrar todos los pecados del hombre.
.
Luego tráeme a casa a bendición de Jesús.
.
La promesas de todas las gracias.
.
Amén
Luego, agradécele por el servicio prestado.


Foros de la Virgen María