jueves, 24 de noviembre de 2016

QUÉ SABEMOS DEL POLÉMICO “DESCANSO EN EL ESPÍRITU” QUE SE VE EN MISAS CARISMÁTICAS


El “Descanso en el Espíritu”, caer al suelo cuando un sacerdote le impone las manos, es un fenómeno controvertido.
Y en este artículo abordamos sumariamente de que se trata, sus implicaciones y los argumentos a favor y en contra.
Es un fenómeno que se presenta en las misas carismáticas.
.
Y los sacerdotes que imponen las manos no necesariamente deben ser carismáticos.
.
Porque hay experiencias de sacerdotes no carismáticos que han sido invitados y obtuvieron el mismo resultado que los sacerdotes carismáticos imponiendo las manos.

¿QUE ES EL DESCANSO EN EL ESPÍRITU?
Este fenómeno se produce con bastante frecuencia en la iglesia donde los ministros carismáticos imponen las manos sobre la gente y luego se caen.
El movimiento carismático ha nombrado a estos fenómenos como “descanso en el Espíritu”
¿Es este fenómeno realmente de Dios que opera a través del poder del Espíritu Santo, son falsificaciones o incluso no será demoníaco?
En general esto último suele descartarse por el ambiente en el que se da, el volumen de gente que lo experimenta y sus frutos.
Quienes creen que se trata de un fenómeno genuino consideran que es el poder del Espíritu Santo que llena a una persona con un conocimiento interno mayor.
.
Y la energía del cuerpo se desvanece hasta que no puede soportar y se cae.
La persona no se desmaya sino que mantiene la conciencia, pero está bajo el poder curativo del Espíritu Santo.
Según ellos esta experiencia se encuentra en la Biblia.
En el décimo capítulo de los Hechos de los Apóstoles, San Lucas habla sobre San Pedro cayendo en un trance.
En la descripción de Getsemaní, leemos acerca de los soldados que caen hacia atrás cuando Jesús les habló.
Y San Pablo cayó al suelo durante su experiencia de conversión.
También según ellos, el propósito del descanso en el Espíritu que muchas personas experimentan en misas carismáticas es la manifestación del Espíritu Santo que da paz.
Y el mismo Dios de alguna manera quiere liberar a la persona de la esclavitud del pecado y sanar algún área de la persona.
El Espíritu Santo es libre de hacer muchas acciones espirituales en la mente de la persona, su voluntad, su imaginación, su memoria y sus emociones cuando uno descansa y se relaja en su amor. Y a veces también físicas.
Esta manifestación del poder de Dios puede bien venir a nosotros muy a la ligera, donde apenas comenzamos a perder el equilibrio y luego proceder a caer.
O puede venir muy fuerte hasta el punto en que no podemos resistir y literalmente “nos tira al suelo”.
Según estas personas, Dios decide lo fuerte que manifestará este tipo de poder cuando decide a manifestarlo en alguien.
A veces vendrá sobre la persona una sensación agradable, tranquila, pacífica, de relajación.
.
A veces, las personas pueden recibir curaciones interiores y / o exteriores mientras descansan en el Espíritu.
.
Algunas personas pueden recibir visiones, instrucciones o consejos del Señor en esa situación.
La gente puede Descansar en el Espíritu de 1-2 minutos o períodos tan largos como 4-6 horas si Dios lo elige así.
El Descanso en el Espíritu es una manifestación que está completamente controlada por Dios.
Él y sólo Él, decidiría cuando la gente sufre un golpe en el suelo y cuando ellos manifestarían su presencia.
Hoy en día, la práctica se asocia generalmente con los pentecostales y carismáticos católicos, pero no es un fenómeno nuevo.
Estaba muy presente en los avivamientos del siglo XVIII en Nueva Inglaterra, y apareció en el gran avivamiento que surgió en Cane Ridge, Kentucky en 1801.
Se sabe que estas reuniones de oración atraían hasta 15.000 personas que experimentaron manifestaciones de Descanso en el Espíritu, ladrar como perros, temblores, aullidos, y caer en estados catatónicos semejantes a la muerte.
¿ES UNA MANIFESTACIÓN DE ÉXTASIS MÍSTICO?
Se podría considerar como un éxtasis místico que se produce como un fenómeno normal de la oración en la experiencia en la fase unitiva de crecimiento espiritual.
Esta fase es la última de las tres y está precedida por otras dos.
La primera de ellos es la fase purgativa, y luego la segunda se conoce comúnmente como la fase iluminativa.
Cada una de estas fases refleja la trayectoria normal de desarrollo en la vida espiritual que muchos experimentan si están dispuestos a abandonarse a Dios.
Estas fases no son atravesadas comúnmente rápidamente.
La fase purgativa es un período ascética rigurosa y por lo general sólo se pasa en un extenso período de graves enfrentamientos con las fuerzas de nuestra naturaleza inferior.
En cada una de estas fases, las experiencias místicas pueden ocurrir y ocurren en mayor o menor grado.
Sin embargo, observando la composición de los concurrentes a las misas carismáticas que “descansan en el espíritu”, ellos representan un amplio espectro de madurez espiritual.
Sin embargo, todos ellos mostraron el mismo fenómeno. ¿Por qué?
Probablemente porque el Espíritu Santo llevó a todos estos participantes con la intención de bendecir a cada uno con una gracia que necesitan para su crecimiento espiritual.
En el lenguaje de Santa Teresa, esto se llama una especie de “favor” o consuelo.
.
Es común que Dios provea consuelos, especialmente en las primeras etapas del crecimiento espiritual.
Por lo tanto, no es probable que estas situaciones reflejen un estado de éxtasis, sino que encajarían mejor en la categoría de consolación divina y favores espirituales.
Pero también hay que considerar, que según los místicos, estos encuentros pueden, en muchos aspectos, ser replicados por la carne o el enemigo y deben ser abordados con la apertura que expresa San Pablo “examinarlo todo y retener lo que es verdadero” (1 Tesalonicenses 5).
La forma más sencilla y fiable de determinar esto es examinar el fruto del encuentro.
.
Si se produce la paz y mayor santidad en la vida, lo más probable es que sea de Dios.
.
Si no lo hace, entonces otras fuerzas pueden estar en el trabajo.
Y en este sentido, si Dios concede tales consuelos es porque el Señor toma la iniciativa y son un medio de gracia destinado a ayudarnos mediante la profundización de nuestra fe y nuestro amor a Cristo, pero nunca deben ser buscados.
HAY TRES TIPOLOGÍAS DE PERSONAS QUE DESCANSAN EN EL ESPÍRITU
Como en todas las manifestaciones colectivas hay de todo, personas que genuinamente se caen, personas que falsifican estos encuentros, y hay personas que simplemente se dejan caer de una manera casi ritual.

El Ritualista
Algunas personas caen voluntariamente por temor porque detectan la presencia de Dios.
No es que están tratando de falsificar una experiencia, sino que están respondiendo con respeto a la presencia de Dios.
Alguien podría estar experimentando la presencia de Dios y a pesar de que es perfectamente capaz de soportarlo de pie, cae por el temor.
Para algunas personas que crecen en una cultura de la iglesia que acepta y promueve estas manifestaciones, caer cuando un cura le impone las manos se convierte en una parte de su tradición, como inclinar la cabeza cuando rezan.
No es una experiencia que está falsificada, sino más bien una tradición que está siendo confirmada.

El Falso
Luego, por supuesto, como con cualquier cosa buena hay quienes intencionalmente falsean la experiencia.
Algunas personas, aun cuando no sienten absolutamente nada, actúan como si ellos estuvieran experimentando la manifestación, cuando en realidad no lo están.
Estas personas pueden ser fácilmente identificadas o no.
A veces están tratando de engañar a los demás y otras veces pueden ser tan desesperadas por un “Descanso en el Espíritu” que lo simulan.

El Genuino
Finalmente están quienes se encuentran genuinamente con Dios, y hace que su cuerpo físico reaccione cayéndose. De esto ya hemos hablado antes.
LOS ARGUMENTOS NEGATIVOS
¿Cuáles son los argumentos en contra de la manifestación del “Descanso en el Espíritu”?
En primer lugar hay una negatividad genérica que viene del prejuicio que buena parte de los católicos y sobre todo del clero, tienen hacia los carismáticos.
En este aspecto, cualquier manifestación que crezca en los ambientes carismáticos es rechazada, llegando incluso a desestimar el poder de las oraciones de liberación.
Pero hay cuatro argumentos específicos que van a utilizar los oponentes a la manifestación de “descanso en el espíritu:
1 – No es bíblico, aunque esto debería calar más entre los protestantes porque sostienen la ‘sola scriptura’, también está presente entre los católicos
2 – Está presente en otras creencias religiosas o puede ser falsificado
3 – Es puramente emocional o carente de propósito para la fe
4 – Da gloria al hombre no a Dios
UNA CRÍTICA DESDE ADENTRO
La crítica del “Descanso en el Espíritu” de mayor peso es la del difunto cardenal Suenens (1904-1996).
Suenens fue un defensor de la Renovación Carismática Católica y se cree que ha sido el responsable de convencer a Pablo VI en 1975 para dar la aprobación de la Iglesia a la Renovación Carismática.
El Cardenal Suenens escribió muchos libros sobre el tema, uno de los cuales habla que el descanso en el Espíritu es un fenómeno polémico.
En este libro el cardenal examina el fenómeno, analiza los antecedentes históricos y los argumentos teóricos en defensa de su autenticidad.
Y concluye que en última instancia el “descanso en el Espíritu” no es una manifestación del poder del Espíritu Santo y que “amenaza la autenticidad y la credibilidad de la Renovación Carismática”.
Incluso realizó experimentos con asistentes detrás de las personas a quienes se imponían las manos y sin asistentes, y en medio de eventos altamente emotivos y otros fríos, y la diferencia de cantidad de gente que descansaba en el espíritu fue muy notoria.
El cardenal Suenens dijo que es “importante” que este fenómeno se excluya de las celebraciones litúrgicas y que las iglesias no deberían invitar ministros cuya oración o enseñanza está asociado a él.
Así Suenens ha advertido que se ha corrido la idea que estos son verdaderos encuentros con el Señor, minimizando  muchas otras ocasiones en que Dios manifiesta su presencia y la gente no cae al suelo.
No tiene nada que ver con el “estado grave” de la persona que está tiene orado, con la “santidad” del ministro que ora o la fluidez de la oración.


Foros de la Virgen María