viernes, 25 de noviembre de 2016

EL BUEN PASTOR

¡REBAÑO MÍO, LA SEÑAL QUE OS ANUNCIARÁ LA LLEGADA DE MI AVISO ESTÁ POR DARSE. ALEGRAOS PORQUE ESTÁN CERCA LOS DÍAS DE MI REGRESO TRIUNFANTE!

NOVIEMBRE 24 2016 8:25 A.M

LLAMADO DE JESÚS EL BUEN PASTOR A SU REBAÑO

Ovejas de mi grey, mi paz sea con vosotras

Vienen ya los días en que me apartaré de vosotros por un tiempo, para que mi Padre de comienzo a su Santa Justicia. El Dios de la Misericordia representado en el Hijo del Hombre se aparta, para que mi Padre sea glorificado en sus criaturas y en su creación. Por un corto tiempo mientras llega el Aviso, estaré con vosotros; más en otro tiempo ya no estaré, pero nos volveremos a ver en la Nueva Creación, donde vuestro gozo será tan grande que nadie os lo quitará. Allí me veréis espiritualmente y seremos una sola familia.

Rebaño mío, la señal que os anunciará la llegada del Aviso está por darse. Alegraos porque están cerca los días de mi regreso triunfante. Una parte del cielo estará en la Jerusalén Celestial. En la Nueva Creación ya no seréis esclavos del pecado, porque este morirá con la purificación que se aproxima; todo será gozo y plenitud y la voluntad de Dios se hará en los cielos y en la tierra, para que se cumplan las Palabras de la oración del Padre Nuestro. Mi Padre se gloriará de sus criaturas y su creación y la sombra de sus Alas a todos cubrirá.

La Jerusalén Celestial, aguarda por el Pueblo Fiel de Dios, el Pueblo que mi Padre se eligió como heredad. Pensad Hijos Míos en la Gloria que os espera, para que en los momentos difíciles dela prueba, tengáis la esperanza y el consuelo de que es más grande el gozo y la felicidad que aguarda por vosotros, que las penurias por las que pasaréis.

En vuestro paso por la eternidad unos pocos van a tener el privilegio de ver la Jerusalén Celestial, lista y preparada; adornada con perlas y joyas preciosas y llena de la luz de Dios. Este es el regalo que le espera al pueblo fiel, la Gloria de Dios. Ni el ojo vio ni el oído escuchó, lo que aguarda para los Hijos de Dios.

Ovejas de mi Grey, pasado el tiempo del Aviso y Milagro, comenzarán los días de la gran purificación, los cuales os limpiarán de toda mancha de pecado para que brilléis como crisoles y así podáis entrar en la Nueva Creación. No temáis a esos días, acordaos que ni uno solo de vuestros cabellos se os perderá, si permanecéis unidos a Mí. No os desesperéis; en los momentos difíciles de la prueba, orad y confiad y todo irá pasando como un sueño. Acordaos que la Corona os espera, no la perdáis; permaneced firmes y fieles, fortalecidos con la oración, para que vuestra fe se acreciente y nada ni nadie os pueda robar la paz.

Preparaos pues rebaño mío, porque se acercan los días de vuestra purificación. Días donde vuestra fe, será puesta a prueba; donde sólo los que perseveren hasta el final alcanzarán la Corona de la Vida. No os entristezcáis, acordaos que si sois mis testigos, debéis de cargar cada uno con su Cruz a imitación mía; llevándola por el camino de la amargura hasta subir al calvario. Allí será crucificado el pecado y el hombre viejo morirá, para que resucite un hombre nuevo a la nueva vida.

Alegraos hijos míos, porque falta poco. Las cadenas del pecado muy pronto caerán y vuestra esclavitud terminará. Os espera la libertad de los Hijos de Dios y la compañía espiritual de vuestro Eterno Pastor. Mi paz os dejo, mi paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Eterno Pastor, Jesús de Nazareth.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, ovejas de mi grey