martes, 22 de noviembre de 2016

NO OS DEJÉIS ENGAÑAR



"Algunos estaban hablando del templo, de la belleza de sus piedras y de las ofrendas que lo adornaban. Jesús dijo:
 – Vienen días en que de todo esto que estáis viendo no quedará piedra sobre piedra. ¡Todo será destruido!
Preguntaron a Jesús:
– Maestro, ¿cuándo ocurrirán esas cosas? ¿Cuál será la señal de que ya están a punto de suceder?
Jesús contestó:
- Tened cuidado y no os dejéis engañar. Porque vendrán muchos haciéndose pasar por mí y diciendo: ‘Yo soy’ y ‘Ahora es el momento’, pero no los sigáis. Y cuando oigáis alarmas de guerras y revoluciones no os asustéis, pues aunque todo eso tiene que ocurrir primero, aún no habrá llegado el fin.
Siguió diciéndoles:
- Una nación peleará contra otra y un país hará guerra contra otro; en diferentes lugares habrá grandes terremotos, hambres y enfermedades, y en el cielo se verán cosas espantosas y grandes señales."

Este texto lo comentamos hace pocos días en el post titulado "Destrucción o vida". Hoy os dejo este poema-oración de Florentino Ulibarri, titulado "No os dejéis engañar:

¡Qué tiempos estos que nos toca vivir en la calle y en la Iglesia, en casa y en el trabajo, tan convulsos y duros que, para afrontarlos, necesitan tu palabra evangélica!

En ellos hay cosas que nos deslumbran antes de conocerlas, o que nos seducen al primer golpe, o al cabo de un rato, o al caer de la tarde, o en plena noche, porque tienen tantas caras y brillos como nosotros portamos frustraciones y necesidades.

Y también las hay que juegan a camuflarse y engañan a los caminantes perdiéndonos entre debates, comparaciones, dogmas y yermas verdades

Aunque más duro y triste es encontrarse con personas, de cultura y fe reconocida y solvente, que, humildemente y en tu nombre, se proclaman servidores mas ejercen de jefes y señores sin descubrir sus contradicciones, y hacen sufrir a sus semejantes y traicionan a tantos y tantos creyentes...

Pero tú nos dijiste para momentos así: Tened cuidado y no os dejéis engañar.
Y aunque desplieguen gran parafernalia, no los sigáis...ni a orar ni a tomar cañas.
Aprended de esa viuda, que es pobre y ha dejado en el cepillo lo que necesitaba.
Permaneced firmes en mi palabra y tendréis vida en abundancia.

(Tomado del libro "Al calor de tu Evangelio" , para orar y celebrar en Tiempo Ordinario de la Colección feadulta.com. Para el tiempo de Adviento y Navidad, tinen otro libro: "Brisa y rocío", plegarias para orar y celebrar. Este en la Editorial Verbo Divino,EVD.)


Enviat per Joan Josep Tamburini