martes, 22 de noviembre de 2016

LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO ES «UNA REINGENIERÍA SOCIAL PERVERSA, TOTALITARIA Y BASADA EN MENTIRAS»



Alicia Rubio: «Cuando nos prohibieron ser mujeres... y os persiguieron por ser hombres»

Alicia Rubio desmonta intelectualmente la ideología de género y apunta una de las causas de su implantación: para muchos constituye un buen negocio.

Enemistada con la realidad y con la ciencia, la ideología de género recurre para imponerse, como lo han hecho antes que ella todas las ideologías totalitarias, a la coacción mediante el adoctrinamiento escolar, la intrusión en las relaciones privadas y la persecución del disidente.

Envuelta en palabrería buenista (lucha contra la violencia, la intolerancia, la discriminación), una de las bazas que permiten su avance es que socialmente no está identificada como una ideología fanatizada e invasiva. Su otro pilar es el negocio que supone, enganchada al presupuesto público, para sus impulsores y beneficiarios.

Un libro acaba de publicarse que clarifica ambos puntos: Cuando nos prohibieron ser mujeres... y os persiguieron por ser hombres, de Alicia V. Rubio, filóloga, profesora de educación física en un centro público durante veinticinco años. Ha escrito un volumen bien documentado en datos y referencias y muy sólido argumentalmente, que hace honor a lo que promete su subtítulo: Para entender cómo nos afecta la ideología de género. Como ella misma nos explica, es el resultado tanto de la reflexión como de su propia experiencia docente.

-¿Cuándo oyó hablar por primera vez de esta ideología? 
-En realidad lo primero que me encontré fue una interpretación irracional y descabellada de unos hechos que denotaban desconocimiento absoluto de nociones básicas de antropología y biología. Sucedió en las reuniones de profesores de educación física durante la puesta en marcha de los Campeonatos Escolares de la Comunidad de Madrid. Se constataba, de forma generalizada, que el entusiasmo y los comportamientos de las chicas frente a la práctica deportiva no eran como en los varones.

-¿Y eso les sorprendía?
-A mí no me causaba ningún asombro porque sabía sus causas últimas, sin embargo a ellos les causaba indignación y sorpresa y lo achacaban a los estereotipos inculcados, los roles sociales y la oposición de los padres, en aras de tales roles, a que sus hijas hicieran deportes “de chicos”.

-Son los postulados del género...
-No se hablaba de ideología de género pero su indignación era provocada por la evidencia de que aún éramos muy diferentes hombres y mujeres, es decir, que no se había producido la deseada “igualdad de género”.

-¿Y es el deporte el ámbito más lógico para empezar a imponerla?
-El que esto proviniera de profesores de educación física, que diariamente constatan las diferencias entre los sexos en comportamientos, gustos, intereses y capacidades me alarmó especialmente. Y aunque sabía las diversas causas de esas diferencias, comencé unos estudios sobre los roles sociales en las casas, la imposición de juguetes, la causa de la elección de formas de ejercicio y deportes, el abandono progresivo de la actividad física según avanzaba el desarrollo de las chicas y sus razones…

-¿Con qué conclusiones?
-Nada de lo que se concluía tenía que ver con las causas esgrimidas por los  y sus seguidores. “ideólogos de género"

-¿Por qué decidió plasmar ese estudio en un libro?
-Porque me di cuenta de que mucha gente no sabía las razones profundas de las diferencias en comportamientos, gustos, deseos, intereses, capacidades y percepciones entre hombres y mujeres y porque, a medida que fui recopilando datos, se empezó a dibujar la figura de una reingeniería social perversa, totalitaria y basada en mentiras. Y había que contarlo.

-¿Qué es lo natural en el ámbito de los juegos o el deporte?
-Uno de los objetivos del totalitarismo de género es que jueguen obligatoriamente juntos, igual y a las mismas cosas, tal y como desarrollan los reglamentos de las leyes de igualdad. Pero es evidente que niños y niñas juegan diferente, si bien en la infancia aún no se han determinado claramente las enormes diferencias en todos los ámbitos que se van a evidenciar durante el desarrollo sexual.

-¿Qué pasa cuando crecen?
-En los institutos la tendencia natural es a establecer grupos con iguales del mismo sexo, que tienen las mismas percepciones, gustos e intereses, y es complicado conseguir grupos mixtos para determinadas actividades en educación física. A medida que continúa la maduración sexual, las diferencias en comportamientos y frente al ocio y el deporte se hacen mayores simplemente porque la naturaleza determina a sus prototipos de ambos sexos los comportamientos adecuados para su función biológica de supervivencia de la especie: defensa de la prole en los varones con comportamientos más agresivos, competitivos y atrevidos y éxito del desarrollo de embriones y preservación de la propia pervivencia en la hembra, con comportamientos más cautos y sedentarios.

-¿Y eso no son solo roles sociales y culturales en los que son educados?
-Estos comportamientos no son impuestos, sino que surgen de cada una de las células de una especie biológicamente exitosa en la dicotomía de sexos y funciones para la supervivencia de la especie. Y naturalmente, como es innato, la lucha por la igualación de hombres y mujeres es interminable y exige continuamente fondos y esfuerzos para erradicar la naturaleza.

-Usted sostiene que el feminismo arruina la feminidad...
-El feminismo se fundamentó en la idea de la relación entre sexos como una lucha entre opresor, el varón, y oprimida, la mujer, tal y como lo expresó Engels. Y la opresión en realidad es la dicotomía de las funciones reproductivas: la maternidad es la causa de que el rol biológico femenino termine afectando a su rol social. La mujer debe librarse del rol biológico-social para ser el sexo hegemónico, debe sustituir, imitando al amo. Debe comportarse como un hombre y, por ello, todos los condicionantes y características femeninas son indeseables. También en el plano sexual y reproductivo: su comportamiento en el sexo no ha de ser selectivo sino masculinizado y la maternidad no debe ser una traba para su nuevo rol al margen de su biología. Y al final, todo eso supone que debe renunciar a sí misma, que debe dejar de ser mujer con todos sus condicionantes y características para dejar de ser oprimida. El feminismo nos prohíbe ser mujeres.

-¿Hay una relación entre feminismo e incremento de las rupturas matrimoniales?
-Naturalmente que hay una relación: el feminismo subvierte todo el organigrama biológico y con su corpus ideológico de victimismo frente a un hombre opresor por naturaleza dificulta las relaciones heterosexuales creando resentimiento. No es posible una relación estable con alguien a quien consideras un opresor que solo quiere esclavizarte y engañarte.

-¿Y con la llamada violencia de género?
-El tema de la violencia de género es la materialización legal y punitiva de esa concepción de las relaciones entre sexos. Implica negar que hay mujeres violentas, que existen otras víctimas, que no todos los hombres son agresores…y que el hombre agrede, maltrata o mata a su pareja femenina por ser mujer, en tanto la realidad nos muestra otras muchas razones: relaciones deterioradas, maltrato mutuo, alcohol, locura, enfermedades mentales, intereses económicos…

-¿Niega usted entonces un factor esencialmente "machista" en ese tipo de violencia?
-La violencia sobre la mujer solo por ser mujer y sentirse el hombre superior es excepcional en los países igualitarios, pero se aplica como única causa. Y esto hace incrementar la ratio de tales hechos violentos…y criminaliza al varón, culpable por genes de tal violencia.

-¿Hay un vínculo entre el feminismo y el homosexualismo y la ideología de género?
-Sí hay un vínculo claro entre la ideología de género y los lobbies feministas y homosexualistas: y es la negación de la biología.

-¿Se refiere a la desfeminización que mencionaba antes?
-La mujer ha de ser como un varón y vivir la sexualidad de igual manera. Obviamente al venderle esto se le engaña, por lo que hay que buscar soluciones a esa maternidad que le va a sobrevenir por su biología en unas relaciones sexuales: los anticonceptivos, el aborto y los medicamentos abortivos o anti-implantatorios son el equipaje adicional al engaño de que somos iguales. Y todo el deterioro de la salud que pagamos por creernos el infundio de que podemos obviar la biología y crearnos una sexualidad y unos roles con solo desearlo.

-¿Y en el caso del homosexualismo?
-La otra forma de evitar la biología (y aquí entran los lobbies homosexualistas) es el amor homosexual: el amor lésbico no presenta esos condicionantes y los varones homosexuales, feminizados y sin deseo sexual por ella, ya no son ese animal peligroso que oprime a la mujer con la maternidad y cuyos comportamientos varoniles tanto odian (e imitan) las feministas. De hecho la inmensa mayoría de las ideólogas feministas son lesbianas y se caracterizan por odiar de forma enfermiza al varón.

-¿A quién beneficia la implantación de esta ideología "anti-biológica"?
-La ideología de género es el sustento doctrinal de feminismo y del homosexualismo y lo que hace ricos y poderosos a los lobbies feministas y homosexualistas. Ahora bien, que eso esté beneficiando a la mujer y el homosexual individual está por ver. Desde luego, como mujer, afirmo que la ideología de género y el feminismo son actualmente nefastos para la mujer real.

-Otro punto emparentado: la "des-masculinización" de los hombres. ¿Se educa hoy a los niños con patrones femeninos o se les exige como adultos patrones femeninos de conducta?
-La demonización de lo masculino y la criminalización del varón son dos de los resultados de este dislate ideológico que, sorprendentemente compran algunos varones contra sus propios intereses: siempre ha habido colaboracionistas con el enemigo.

-¿Por qué usa el término "criminalización"?
-Se enseña a asociar violencia y masculinidad y a despreciar comportamientos inherentes a la masculinidad. Se pone especial énfasis en que el varón sea emotivo, sensible, no competitivo… pese a que su testosterona y hasta su conformación cerebral lo dificultan. Se le criminaliza como “violento genético”, obviando que su función de protector de la prole le ha conformado durante millones de años para ser perfecto en tal función y que instintivamente respeta a los débiles. Si el hombre hubiera sido el “violento matarife de hembras” que dicen ahora que es y no el que daba su vida por la pervivencia de la prole, no estaríamos aquí.

-Y ¿cómo re-masculinizar a los hombres sin que parezca que se reivindica la violencia que se les atribuye?
-Hay que reivindicar la cualidades de los hombres, hacer que se sientan orgullosos de serlo, que  se conozcan y se comprendan a sí mismos, y dejar de perseguir a los jóvenes con una visión falsa del hombre como un maltratador genético sin solución, que es lo que se hace en los cursillos contra la violencia de género: crear incomprensión entre los sexos, y acusar y discriminar a los varones.

-La naturaleza siempre "se venga" de las violaciones de la ley natural. ¿Se empieza a "vengar" también de la ideología de género?
-De momento, con un alto grado de infelicidad a nivel individual de todas las personas a las que se ha engañado, que quieren ser lo que no son y ponen especial esfuerzo en luchar contra su naturaleza.

-¿Por ejemplo?
-Mujeres a las que han hecho creer que son como los hombres y tratan infructuosamente de serlo; hombres que se encuentran criminalizados por ser lo que son... Nos prohíben ser mujeres, os persiguen por ser hombres...

-Lo sintetiza el título de su libro...
-Y sin olvidar a los niños sin referentes, más solos, inseguros, tristes y desprotegidos… Los utilizan por ser niños porque, y eso se refleja bien en los últimos capítulos, el menor, que nunca ha tenido tantos derechos, nunca ha sido tan utilizado, engañado y mercadeado como ahora.

-¿Y por qué el mundo educativo acepta tan pasivamente el adoctrinamiento de género, la perspectiva de género, la verborrea de género...?
-Porque la gente no sabe lo que hay detrás. Esta ideología se vende mediante mensajes buenistas, apelación a la emotividad irracional, técnicas de manipulación de masas en todos los medios de comunicación… Mucha gente ha aceptado esta ideología sin saberlo y por manipulación, engaño y “machaque” de los mass media.