lunes, 28 de noviembre de 2016

EL PAPA RECUERDA A CIENTÍFICOS QUE DEBEN PROTEGER EL DESARROLLO DE LA PERSONA


VATICANO, 28 Nov. 16 / 06:31 am (ACI).- El Papa Francisco recibió en audiencia, en la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico, a los participantes de la Plenaria de la Academia Pontificia de las Ciencias que se celebra en el Vaticano del 25 al 29 de noviembre sobre “Ciencia y Sostenibilidad”.
“El paso del tiempo revela siempre mejor el valor de vuestra contribución tanto en el progreso de la ciencia como por la causa de cooperación entre los seres humanos y, en particular, por el cuidado del planeta en el que Dios nos ha puesto para vivir”, expresó el Papa.
Francisco hizo referencia a “una renovada alianza entre la comunidad científica y la comunidad cristiana, que ven converger sus diversos enfoques a la realidad hacia esta finalidad compartida de proteger la casa común, amenazada por el colapso ecológico y por el consiguiente aumento de la pobreza y la exclusión social”.
El Pontífice también habló de la importancia del “desarrollo humano integral, de la paz, de la justicia, de la dignidad y de la libertad del ser humano”.
“En la modernidad hemos crecido pensando ser propietarios y dueños de la naturaleza, autorizados a saquearla sin consideración sobre sus potencialidades secretas y leyes evolutivas, como si se tratase de un material inerte a nuestra disposición, produciendo entre otras cosas una gravísima pérdida de la biodiversidad”.
Para frenar esto, el Papa resaltó la necesidad de una “conversión ecológica” en la que se tome “plena responsabilidad frente a la creación y sus recursos, tanto en la búsqueda de la justicia social y la superación de un sistema inicuo que produce miseria, desigualdad y exclusión”.
A los científicos invitó a “construir un modelo cultural para afrontar la crisis del cambio climático y sus consecuencias sociales, para que las enormes potencias productivas no estén reservadas solo a unos pocos”.
Asimismo, les pidió proteger los ecosistemas “antes de que nuevas formas de poder derivadas del paradigma tecno-económico dañen de manera irreversible no solo el ambiente, sino también la convivencia, la democracia, la justicia y la libertad”.
Por último, el Pontífice los alentó a no perder la esperanza y buscar “aprovechar el tiempo que el Señor nos da”. “Hay también muchas señales que animan de parte de una humanidad que quiere reaccionar, elegir el bien común, regenerarse con responsabilidad y solidaridad”.