domingo, 31 de julio de 2011

¿DESPIERTA AL LLAMADO?



El campo de entrenamiento tuvo un brusco despertar para el joven que se enroló en el ejército con el fin de librarse de la autoridad de sus padres.

Consideró que entrar al servicio, le ofrecería la libertad ansiada para hacer lo que le placiera. Sabía que el entrenamiento era rudo, pero tenía la certeza de poder lidiar con la situación. Además, el período allí solo abarcaría seis semanas. ¡Y luego, libre al fin!

Aquella mañana, despertando por los gritos del sargento, el joven soldado se vio de frente a la realidad. Mamá, papá y todos sus maestros juntos, no podían compararse con lo que estaba a punto de enfrentar. Sus seis semanas amenazaban con volverse eternas.

Escribía con regularidad a sus padres e incluía notas de agradecimiento, las primeras que estos recibieran de parte de su hijo. Incluso expresaba gratitud por la labor desempeñada por sus profesores para con él.

Este joven conoció pronto la importancia de aprender a tratar los peligros del soldado en la guerra. Encaró la necesidad de estar alerta y preparado.

El sargento entrenó a los reclutas para anticiparse a la estrategia del enemigo, estando conscientes de que este acechaba y se disponía a atacar sin advertencia. Les enseñó que era también extremadamente habilidoso, que estudiaba y aguardaba nuestro momento de mayor debilidad para agredirnos.

La Biblia expone que debemos velar debidamente y estar instruidos; así no pecaremos. Dios ha provisto la armadura apropiada y el entrenamiento requerido para vencer al adversario. Nos convertimos en soldados de Cristo, al formar parte de Su familia.

Los enemigos de Dios, también son los nuestros, y la batalla se libra por lo más precioso de la creación del Señor: el alma humana.

1 Corintios 15:34 - Velad debidamente, y no pequéis.

MOHO EN LA FE



No es mal símbolo. Moho en la fe.

Y me dio en qué pensar. Paso a contar.
El hecho es que hacía años que no ejercía de monaguillo. Sí, monaguillo. Esos niños - o no tan niños - que ayudan al sacerdote católico durante la misa en cuestión, en esa vuelta al sacrificio del Gólgota. Sucedió en un pueblo. Estábamos multitud. Si contamos, claro, a los ángeles y a otras almas que andan por el Cielo o por el Purgatorio y que estoy convencido hicieron allí acto de presencia. Si dejamos de contarlos estábamos mi familia, los cinco. Y el cura, mi tío. Seis. Más Dios: tres Personas, aunque en este caso de calado infinito. Bueno, pues eso, los que estábamos. Con fresco y con paz, entre aquellos viejos y silenciosos muros del XVI o XVII. Me fijaba en los cada vez más escasos confesionarios, en la piedad de las tallas, en la luz, en ese espacio sagrado desde donde tanta gente ha implorado, ha llorado, ha cantado, ha renacido.

¡Qué quieren que les diga! Según me iba fijando, me daba cuenta de lo poco que cuidamos los católicos a Dios. Yo el primero. Sobrenaturalmente desde luego, pero materialmente es notorio. Y cuanto más me acercaba al Sagrario más evidente se me hacía el descuido. ¿En qué consistía? Veamos. El altar. Ese lugar donde Cristo se hace Hostia, donde se renueva la Cruz, con el Cuerpo, Sangre, Alma y divinidad del Verbo encarnado. Ese lugar acrisolado por la santidad y el Amor. El altar: ese lugar que trasciende espacio y tiempo, esa Eucaristía desde donde mana el sentido y la felicidad de todo. Bueno, pues allí había un misal descuadernado sobre un cojín mugriento y descosido, y una única vela metida en un cacharro de plástico con arena. Lo más moderno y limpio era el micrófono. Ni siquiera un crucifijo. El mantel con esas características cagadas de mosca. Y el alma en los pies. Limpiamos lo que pudimos, con unas toallitas enjabonadas que salieron del insondable bolso de mi mujer. Y ella fue la que puso unas flores sobre el altar. Pero lo peor estaba por llegar.

Pongo a Dios por testigo que me esmeré en mi oficio de monaguillo. Sentí que hubiera desaparecido toda noción de campanilla (no debe gustar), porque todo aquel que haya pasado alguna vez por estos avatares sabe que hay dos cosas con las que el acólito disfruta sobremanera: la campanilla y pasar la cesta o la bolsa entre las almas. Y en tiempos tocar las campanas colgándose de aquellas enormes sogas (ahora hasta los badajos se mueven sólo mediante la electricidad) que te elevaban en el aire en un grito. En fin, que me quedé sin tocar la campanilla durante la consagración. Pero antes ocurrió lo del moho. Previo al ofertorio el monaguillo concienzudo pone sobre el altar el pañito llamado manutergio, y sobre él la vinajera. ¡Dios! Lo que vi entonces me sobrecogió. En el jarrillo del vino pude distinguir una capa asquerosa de moho que allí flotaba. Corrí a la sacristía para ver alguna rápida solución. Había otras vinajeras, pero todas sucias, impresentables. No tuve otro remedio que salir con la botella del vino en ristre y servir así directamente en el cáliz. Un tanto rústico y poco elegante, lo sé, pero no tuve otra opción.

Al terminar la Misa limpie el moho a conciencia, y también la patena, y pensaba que todo aquello, esa falta de finura y de cuidado en las cosas de Dios, es claro síntoma de una cada vez mayor falta de fe. Empezando por los sacerdotes. No hay excusas. Y no juzgo: razono. Hacen falta muchas tragaderas en el alma para tener a Cristo entre tanta mierda.

Guillermo Urbizu

¿DÓNDE ME ENCUENTRO YO AHORA?



Es esta una pregunta muy frecuente…, que interiormente siempre se hace el que camino al encuentro con el Señor.

Antes de entrar directamente en el tema, es decir, de comentar esta pregunta, es conveniente tener unas ideas claras aunque breves, de los que son y representan los caminos al encuentro con el Señor.

Y hablo de caminos en plural, pues no existe un único camino, los caminos son tantos como seres humanos somos. Dios nos hizo a todos diferentes, como diferentes son los animales de una misma especie, aunque por falta de experiencia no vemos ni distinguimos, que la cabeza de un caballo, por ejemplo, es siempre distinta en sus facciones a la de otro caballo, y también por falta de experiencia, nos parezcan que todos los chinos son iguales. La capacidad creadora de Dios es infinita y omnipotente, y solo tenemos que salir a un parque o al campo, para ver que nunca se encuentran dos árboles de la misma especie iguales, ni dos plantas ni dos flores. La simplicidad y la pluralidad en la simplicidad, son cualidades exclusivas de Dios. Por lo tanto, cada ser humano tiene un camino distinto para llegar a Dios, dentro de la guarda de sus mandatos y de la guía del magisterio de su Iglesia.

Escribía el Cardenal Ratzinger: Cada hombre es un individuo único que no se repite nunca. Dios nos quiere a todos en nuestra singularidad irrepetible. Esto significa, por tanto, que llama a cada hombre sirviéndose de un concepto, que solo Él conoce y pertenece exclusivamente a Él. Como toda persona es única e irrepetible, cada uno de nosotros tiene un camino singularísimo que recorrer. Desde el instante de nuestra creación individual, Dios nos implanta su dirección espiritualizante en lo más íntimo de nuestro ser. Y al hacerlo Dios nos consagra para Sí. El sacramento del Bautismo, nos añade una cualidad más y es la de ser hijos de Dios por adopción, y lo seremos durante toda nuestra vida y en la eternidad, si es que aceptamos el amor que Dios nos ofrece, si no lo aceptamos dejaremos de ser hijos de Dios, porque el que acepte esta situación no aceptando el amor que Dios le ofrece, adquirirá la naturaleza de condenado.

Si examinamos los escritos de los distintos santos y exégetas que se han ocupado de informarnos de su camino hacia Dios, veremos que ninguno coincide en lo accesorio, aunque si en lo fundamental. Así tenemos: La Subida al Monte Carmelo, de San Juan de la Cruz. El Castillo interior o las Moradas de Santa Teresa de Jesús, Las cinco clases de lágrimas, de Santa Catalina de Siena. “Las cuatro estaciones del P. Molinié. Las nueve rocas del Beato Enrique Susón. Las tres noches del espíritu y los Umbrales críticos de la génesis espiritual", de Nemeck y Maria Teresa Coombs.

Pero lo más conocido son las tres clásica vías, del camino del alma para acceder al Señor, estas son: la vía purgativa, la vía iluminativa, y la vía unitiva. En síntesis todo el proceso de acercamiento del alma al Señor, es un camino de perfección, cumplimentando el mandato divino: Sed perfectos como mi Padre celestial es perfecto”. (Mt 5,48). La conducta humana tiene este fin para al final alcanzar la unión con Cristo, que ahí el nombre de vía unitiva. Por mi parte, yo siempre he visto que existe una primera fase de Búsqueda de Dios, porque todo ser humano nace con la impronta o huella puesta por su Creador, que da cumplimiento al principio, de que todo lo creado retorna a su creador. Cuando se encuentra a Dios, al alma entra en una segunda fase de Amar a Dios”, porque el que verdad lo encuentra no puede por menos de amar a su Creador. Y en la medida que aumente ese amor, porque el amor siempre es dinámico, si no avanza retrocede, se entra en la tercera fase, la de Entregarse a Dios, y en ella al final de ella se encuentra a Dios dentro de sí mismo, y se puede llegar a la perfecta unión con Dios y poder decir como dijo San Pablo: Vivo yo, pero no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mi (Ga. 2,20). Pero para poder llegar a decir esto… ¡tela! No se tomó Zamora en una hora, y son muchas, muchísimas las horas y no los meses sino los años, luchando ascéticamente con perseverancia.

Por ello uno se desespera y se pregunta: ¿Dónde me encuentro yo ahora? No te conozco lector, y no te puedo contestar pero si me contesto a mí mismo y veo que estoy a años luz. En la vida espiritual, se llega a un punto en que uno vive habitualmente en gracia de Dios y sabe ciertamente que si persevera así, se salvará. El problema radica entonces, en saber cómo se salvará, con mayor o menor grado de santificación pues el grado de amor, de entrega al Señor y de purificación de nuestras falta y pecados, que se tenga cuando Dios le llame a uno, ese será el grado de gloria que se habrá alcanzado y no podrá ser modificado. Ahora aún estamos a tiempo de mejorar nuestro grado, después aunque nos salvemos no habrá posibilidad alguna ni de mejorar pero tampoco de empeorar. Es este un deseo, que siempre le nace al que se esfuerza en amar al Señor y es lógico que así sea, pues los humanos, al igual que los animales, somos seres muy curiosos, siempre queremos saber dónde estamos y que terreno pisamos.

Pero en esta materia de la vida espiritual, el Señor no está por la labor, no nos da señales, ni nos dice nada. Uno lee y busca opiniones de maestros espirituales y santos, y nadie le concreta, así por ejemplo te dicen: La vida sobrenatural crece en nosotros misteriosamente y en silencio, pero imprime a la existencia de la persona en su conjunto una dinámica de progresiva madurez humana y cristiana. Hay una correlación directa entre la expansión interior de esa vida y el desarrollo espiritual del creyente en su condición temporal. Es una semilla que toma cuerpo mediante el impulso de la gracia divina y con la acción virtuosa y constante de la persona. Dice el Evangelios: “La tierra da el fruto por si misma: primero hierba, luego espiga, y después trigo abundante (Mc 4,28).

Si no apreciamos nuestro progreso espiritual en la vida devota, tal como quisiéramos, no nos turbemos…. El labrador no será nunca reconvenido por no lograr pingüe cosecha, pero sí de no haber labrado y sembrado bien sus tierras. Sí, todo esto está muy bien y es muy bonito, pero yo me sigo preguntando: ¿Dónde estoy yo? ¿Me falta mucho?

El maestro Lafrance, escribe a este respecto: Cuanto más se avanza en la vida espiritual más se da uno cuenta de que se tienen muy pocos puntos de referencia. Ciertamente están los mandamientos de Dios y de la Iglesia; sabemos bien lo que hay que hacer y evitar. Pero sobre el detalle de nuestra vida, cotidianamente, minuto a minuto, en el fondo sabemos muy poco. Ahí es donde debemos dejarnos guiar, fieles a las mociones del Espíritu. Hay señales evidentes que podemos considerar, como es el hecho de haber prosperado en la oración e indudablemente; progresar en la oración es progresar en la vida espiritual, y progresar en nivel espiritual, es caminar más cerca del Señor, pero esta es una señal muy vaga, porque cuanto más avanzas en la oración, menor es tu sentimiento de que progresas, más aún, algunos días te perece que retrocedes…. No hay vida de oración que no sufra la experiencia dolorosa del largo túnel y de la interminable noche oscura.

Se puede considerar otra señal, cual es la de pensar que hemos comenzado a conocer a Dios, pero ella como algunas otras es imprecisa. La señal de que has empezado a conocer a Dios, no se encuentra en las hermosas ideas que tienes sobre Él y mucho menos en el gozo que te procura la oración, sino en el ardiente deseo de conocerle más, nos dice Lafrance. Entre otras muchas señales todas ella imprecisas, se puede señalar el hecho de que cuando una alma avanza en el desarrollo de su vida espiritual, mentalmente, las piezas de ese rompecabezas, que todo ser tiene acerca de Dios y de su conocimiento, se le empiezan a encajar de una forma sorprendente, uno encuentra explicación lógica, a muchas cuestiones que durante años se ha estado preguntando y nadie le ha sabido responder. Al menos esto es una experiencia propia, pero tampoco esto quiere decir nada.

Solo hay una cosa cierta y es que Dios no quiere que nadie sepa donde se encuentra, y no quiere por nuestro propio bien, ya que el conocimiento de esta circunstancia es indudable que merma nuestra humildad y aumenta nuestra soberbia. Por ello, ante todo fomentemos nuestra humildad que bien falta que nos hace, al menos desde luego al que escribe. San Pedro de Alcántara, en relación a este tema escribía: Para la presunción, de que uno está cerca del Señor, el remedio es considerar que no hay más claro indicio de estar el hombre muy lejos, que creer que está muy cerca, porque en este camino los que van descubriendo más tierra, ésos se dan mayor prisa por ver lo mucho que les falta; y por eso nunca hacen caso de lo que tienen en comparación de los que desean.

Hay algo muy cierto, que debemos de considerar. Quienes piensan que han llegado, han errado el camino. Quienes creen haber alcanzado su meta se han extraviado. Quienes piensan que son santos son demonios. Y tengamos siempre presente, que una parte importante de la vida espiritual está hecha, de ansia, espera, esperanza y expectación. El amor a la voluntad de Dios, es una señal evidente de progreso espiritual, y ella nos lleva a considerar que si la voluntad de Dios es que prosperemos en la oscuridad, de la misma forma que la fe es también oscuridad para los ojos de nuestra cara pero no para los de nuestra alma, caminemos en oscuridad que el Señor sus razones tendrá y sabe mejor que nosotros lo que más nos conviene.

No hay que correr a la santidad más rápido de lo que Dios quiere. Él conoce nuestra flaqueza y fragilidad, nunca nos coloca en una prueba de fe demasiada difícil. No nos impacientemos por creer que vamos despacio, Él sabe muy bien cuál ha de ser nuestro ritmo de crecimiento, y hay que estar seguros, de que nunca nos sacará de este mundo, antes de haber dado de sí espiritualmente, todo lo que podamos llegar a dar. El desea más que nosotros la mayor gloria posible para cada una de sus almas. La fe, la paciencia y la obediencia, son las únicas guías que nos ayudan a avanzar de forma serena a través de la oscuridad, sin mirarnos a nosotros mismos.

Y sobre todo no olvidemos un dicho de la vida terrenal que es aplicable a la vida espiritual y que dice que: En esta vida lo que muy deprisa entra, muy deprisa sale. Seamos pacientes que es así como el Señor desea que seamos. Recordemos los conocidos versos de Santa Teresa de Jesús, que comienzan diciendo: Nada te turbe, nada te espante…. La paciencia todo lo alcanza.

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

Juan del Carmelo

EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA EN SU 94 ANIVERSARIO



La verdadera historia oculta de Fátima es apasionante.

Hoy sabemos que a la tenacidad de los fatimistas se les debe la publicación del tercer secreto. Debió reconocerlo el cardenal Bertone sin ambages, ante lo que desde Roma se consideraba como una presión casi insoportable. El padre Kramer era tenaz, y su cruzada visto lo visto, eficaz. Sin embargo tal presión no se vino abajo con la publicación del tercer secreto. Aquel año 2000 los fatimistas debían haberse sentido moralmente reconfortados, sin embargo algo oscuro evitaba cerrar el dolor ante una promesa incumplida desde 1960. El tercer secreto presentado por la Congregación del entonces Prefecto Ratzinger estaba vinculado a un texto manuscrito de sor Lucia que parecía chocar con todos los datos anteriores que de él se tenían. Y no de fuentes menores, que el mismo Cardenal Ottaviani había sido quien fijara el conocimiento vaporoso que se podía tener sobre él antes de su publicación: "está escrito en una hoja de papel". Pero contra el parecer de las hemerotecas la congregación de Ratzinger presentaba un texto de 4 folios.

Cuando el periodista de Carlis le hace ver a Bertone tal contradicción simplemente el Secretario de Estado del Vaticano se lava las manos: "no sé porqué Ottaviani dijo eso". Extraña forma de echar leña a un fuego en vez de apagarlo, pues ni era de prever que Ottaviani se hubiera equivocado en semejante cuestión, tal era el magnetismo que Fátima surtiría en aquellos años, ni era de prever que Bertone no supiera porqué el gran Ottaviani pudo decir "eso". La cuestión no tenía más alternativa: u Ottaviani se equivocaba o verdaderamente existía tal manuscrito. Y Bertone sabía cual de ambas posibilidades era la correcta.

Al final la batalla, como todas las batallas de ideas, discurrió por el clarificador mundo de las publicaciones. Unos aportaban datos, otro se defendía. Huelgue decir quienes eran unos y quien otro. Pero esa batalla había cambiado de escenario: ahora el magnetismo que en su día despertara todo lo referente Fátima había disminuido, casi desaparecido. No en vano 100 años no son pocos años. Y desde aquel 13 de julio de 1917, en el que el Cielo le reinterpretó al hombre su misma historia dejando una misteriosa visión como colofón de unos mensajes desconcertantes, muchos habían sido los sucesos en la historia del hombre como para poder decir que no había pasado nada. Avances tecnológicos, médicos, científicos; cambios sociales, estructurales, nacionales. Y guerras. Predichas y acontecidas. Sin olvidar la presión al papado, desde dentro y desde fuera, hasta llegar al atentado en la plaza de san Pedro. Y aún con todo, ¡cuánto por saberse!: de la pista búlgara a la pista turca. Y Alí Agca sin entender aún porqué no había muerto el papa polaco.

En aquellos años en que no se sabía el contenido del tercer secreto cundía la extraña sensación de que mucho más estaba por ocurrir, y que mucho de "eso" habría sido predicho por el misterioso secreto. Pero tras la publicación oficial, la suma del tiempo transcurrido desde aquel 1917 junto con la interpretación teológica oficial, habían compuesto una música que hizo olvidar la letra. Letra tan evidente que era la misma literalidad del tercer secreto. Y así la pasada atracción de un secreto por revelar cedió ante un texto oficial que aparentemente reinterpretó unas imágenes de innegable peso dramático en otra imagen ya grabada en el imaginario contemporáneo de un papa desvanecido en su jeep en la plaza de san Pedro. "Todo pertenece al pasado", parecía decir la Santa Sede. Y tamaño atrevimiento fue contestado con rapidez: "se nos ha burlado el tercer secreto", dijo el sector fatimista y con ellos un sinnúmero de católicos de la intelligentsia mas reputada sumados al desconcierto de tal interpretación.

Y así comenzó la batalla del ordinal "tercero". Unos por sentirse burlados, y otro por astuto, entrelazaron la trama que seguía alimentando una opinión pública cada vez más aburrida y olvidada del tema Fátima. ¿A quien le podía interesar si el tercer secreto estaba completo o no? Los hechos posteriores mostraron que a pocos. Y esa discusión, que iba apagando la atracción sobre Fátima, Bertone la alimentaba con gusto haciendo valer su capacidad estratégica, porque en el fondo lograba que cuanto más se discutiera sobre eso, más decayera el interés. Era un juego que se acabó reduciendo a sombra de si mismo: si el tercer secreto estaba completo o no. Y que cada vez interesaba menos y a menos. ¿No había logrado Bertone su objetivo: alejar el foco de atención sobre los agujeros manifiestos?

¿Qué agujeros? Una pista será dada por el mismo Bertone el día de la publicación oficial del tercer secreto. En aquella rueda de prensa posterior al desvelamiento se le preguntará si la frase "En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe (...)" corresponde al tercer secreto. Su respuesta, si bien dubitativa en las formas, es tajante: pertenece al segundo. Podría parecer que tal respuesta es intrascendente. Pero no. Juan Pablo II se había empeñado en publicar el secreto, pero era consciente - y su think tank de la Santa Sede más aún - de que esa frase previa era de por sí una bomba. Y más aún si a esa frase le concluían unos puntos suspensivos enigmáticos. Algo más debió serle dicho a sor Lucia de lo que no dejó constancia. Por ello esos puntos suspensivos fueron vistos por todos los estudiosos como la clave del tercer secreto, en cuanto que esos puntos suspensivos debían ser el mismo tercer secreto. El problema renace cuando se publica el famoso secreto. No tiene encaje en dicha frase, principalmente porque el tercer secreto es una imagen visual y esa "frase" son palabras de la Virgen. Luego podría haber algo más en esos puntos suspensivos distinto a la imagen del tercer secreto. Pero la respuesta de Bertone en aquella rueda de prensa abre nuevas claves: lo más lógico era entender que esos puntos suspensivos perteneciendo al segundo secreto, fueran algo distinto del tercero. ¿Y no se había empeñado Bertone en decir que el tercer secreto había sido revelado completo? ¿Y no había empeñando la Santa Sede su palabra en que no faltaba nada del tercer secreto por darse a conocer? Ya sabemos porqué lo decían y porqué Bertone pretendía mantener esa discusión y en esos términos: porque el tercer secreto había sido revelado completamente pero no así el segundo. Y reconduciendo el juego a esos términos, se lograría alejar de la opinión pública la demanda de una respuesta nunca dada a esos puntos suspensivos y al mismo texto revelado del tercer secreto.

Salgamos por tanto de esa discusión. Volvamos a lo que ignoramos. ¿Qué falta de aquella frase sobre Portugal? ¿Que quería decir sor Lucia con aquellos puntos suspensivos? La pregunta ya no puede ser si el tercer secreto está completo o no, ahora la pregunta es otra: ¿está completo el secreto global de aquel 13 de julio, esto es, el único secreto que los niños dividieron en tres partes? ¿Se ha dicho todo? ¿Hay algo oculto? Y aún con todo, desconcierta ver como incluso sobre lo revelado se han conseguido desplegar sombras del modo más sibilino ocultando lo manifiesto: toda una teología despreciada, silenciada, olvidada. Y con una fuerte carga profética. ¿Que teología? La teología de la historia, de la batalla entre el bien y el mal, de la responsabilidad de la Iglesia, en la que, como al pueblo elegido, la infidelidad a su elección era acompañada de castigos y sufrimientos. ¿Y qué profecías? La narración de un papa concreto que morirá mártir, ¿o serán varios? La narración de un martirio global de las almas fieles a Pedro en un panorama de destrucción y violencias. Porque todo eso, así tal cual, lo narra el tercer secreto. Sin ambages, sin medianías. Y que algo de ello emerge naturalmente de su lectura lo constata la misma reacción de Juan XXIII cuando tras leer el secreto dijo que aquello no pertenecía a su pontificado, intuyendo que la narración gráfica excedía al horror comunista que estaba viviendo. O el mismo Juan Pablo II, cuando meses después de su atentando pediría a sor Lucia respuesta sobre sí faltaba poco para el cumplimiento total de lo profetizado. O el mismo Benedicto XVI cuando en su viaje a Fátima recupere la urgencia y seriedad de lo profetizado, sin olvidar cuando como Cardenal y Prefecto recordara que lo dicho en el tercer secreto aún podría estar pendiente de verificarse.

Por tanto las categorías temporales siguen desconcertando. Está claro que el Cielo habla en términos metahistóricos, no temporales. Pero también es cierto que toda categoría metahistórica está inserta en una realidad temporal, de la que habla y de la que se revela su sentido aclarando tanto sus porqués como sus hacia dónde. Por tanto, por mucho que haya transcurrido desde la advertencia, si la realidad moral que subyace por debajo no rectifica el rumbo, lo predicho no dejará de ser consecuencia previsible y verificable, por lo que al final, como en Nínive, lo que al principio fue evitado por una rectificación de los corazones, lo verificarán los tiempos futuros cuando se vuelva a las andadas. Sólo que Nínive escuchó una vez al menos las palabras del profeta, y estos tiempos nuestros se reafirman día a día en su desprecio.

Cesar Uribarri
x cesaruribarri@gmail.com

SALTAR AL VACÍO



Hay quienes pasan la vida buscando métodos de oración novedosos y de todo tipo pero, en el momento, no hablan con Dios.

Cada vez que veía fotos de hombres lanzándose desde un avión, el joven sentía la necesidad interior de estar entre ellos. Quería ser paracaidista.

-“¿Por qué ellos sí y yo no?” - se decía.

Lo primero que hizo fue conseguir un instructivo sobre diversos tipos de paracaídas. Después inició y concluyó un estudio comparativo de aviones modernos. Como se dio cuenta de que ignoraba muchas cosas, decidió estudiar también un master en caída de cuerpos, atracción de masas y fricción. Concluyó su preparación con un año de estudios meteorológicos y movimientos de corrientes de aire.

Por fin, cuando se sintió preparado, eligió cuidadosamente el avión. Era un bimotor que aún seguía en uso y tenía buen aspecto.

Al despegar le dijo al piloto que se dirigiera al punto que, ya antes, le había señalado en el mapa con una regla y un compás. El momento se acercaba y al elevarse el avión, el joven sentía más y más el vértigo entusiasmante de volar.

Por fin, cuando se encontraban a la altura perfecta se levantó del asiento, abrió la escotilla y sintió el viento helado en la cara. Permaneció allí unos instantes llenando los pulmones con el puro azul del cielo...

Pero no saltó.

Cerró la escotilla y mandó aterrizar. Había olvidado que para saltar hace falta una cosa más. Ser un valiente.

Conozco a quienes pasan la vida preparándose para orar; buscan métodos de oración novedosos y consejeros de todo tipo pero, llegado el momento, no hablan con Dios. Y es que para hablar con Dios hay que ejercitar la fe y olvidan que para vivir de fe hace falta... ser un valiente; o sea, pedirla.

Autor: P. Miguel Segura

PROFESÍAS



El enemigo ha peleado contra la unción del Señor, pero la gloria será victoriosa, dice el Señor.

Estoy preparando un pueblo que tiene un corazón para escuchar lo que estoy hablando y contará con un hambre Santo a las verdades de mi palabra. Incluso ahora, estoy equipando a mis hijos con la sabiduría necesaria y el poder de mi Espíritu, para caminar sobre serpientes y escorpiones en la banda de rodamiento.

Como Mi gloria se manifiesta en la oscuridad del mundo, mi autoridad se dará a conocer en el Reino de mis hijos. No habrá problemas por todos lados, pero me estoy preparando a un pueblo que sabe qué, dónde, cómo y cuándo ir adelante en mi nombre.

Y antes que clamen, yo le responderé; antes de las palabras son totalmente hablado delante, voy a dar mi disposición, y su deseo será para más de mi presencia en sus vidas.

He hablado una y otra vez a mis siervos y en todo el país para preparar sus corazones para el momento en que ya está acercando rápidamente. Voy a empezar a dar la Revelación, el Apocalipsis Salón del Trono, a los que están de acuerdo con Mi reino se revela en esta tierra. Habrá muchos que se burlan y se burlan de la presencia de mi aparición, pero el tiempo demostrará Mi poder ha prevalecido en mis hijos, ya que sólo caminar en la fe, obedeciendo a mis palabras de instrucciones.

He hablado en numerosas ocasiones en el pasado que iba a prevalecer en los tiempos de los ensayos y la presencia de mi Espíritu, sería la fortaleza de la protección a aquellos que ponen su confianza en mí. Esto es que el tiempo, dice el Señor.

Me han dado a conocer a mis ángeles que salen en el poder para servir a los que son siervos de Dios Altísimo. Ellos han estado en preparación y se mantuvo durante este tiempo, dice el Señor. ¿No sabéis que la línea ha sido dibujada y el momento de indecisión ha terminado?. Habrá aquellos en la iglesia que han escuchado, pero no escuchaba; visto, pero no aceptó; sentido, pero no ha recibido en su corazón las verdades de lo que soy en medio de ellos...

No espere que los que se burlan y se burlan de disminuir, ya que sólo se incrementará en el tiempo por delante. Ellos harán todo lo que esté a su alcance para desacreditar a la desilusión y mis hijos e hijas. El objetivo y el propósito es hacer que el derramamiento de Mi Poder de ser visto como el poder que lo es.Voy a empezar a hacer hazañas poderosas a través de mis hijos en los próximos meses. Este es un año de gran efusión y un tiempo de gran transición en mi iglesia. Habrá los que se traducirán en un lugar a otro al igual que mis hijos de la edad. Ellos sólo van a creer y con mi espíritu, voy a hacer lo que único que puedo hacer. Hay una necesidad de la fe que surjan para tus enemigos pueden estar dispersos, dice el Señor. Muchos han sufrido mucha agitación en los últimos años, pero ha sido para mi plan para nacer en ellos y mi propósito que se manifiesta a través de sus debilidades. estoy revelando los misterios del Reino a mis hijos que tienen hambre y sed de La santidad y la justicia de Cristo. Yo dije en mi palabra que iba a revelar los misterios del Reino, y que seguramente va a hacer. Usted debe oír mi voz y me buscan para una nueva conciencia de mi presencia. He estado manifestando mi gloria durante algún tiempo, pero muchos no han podido verlo. He estado viniendo en medio de mi pueblo, de una manera nueva para muchos meses, pero todavía están en busca de una revelación de mi venida. Me dirijo a ustedes esta noche para saber que las sombras son más que sombras.

...Me dirijo a ustedes esta noche para que pueda comprender que el silencio que cae es un flotando de mi espíritu.

Os declaro ahora que mi santidad es una realidad tangible que se puede conocer, ver, sentir y oír como centro de sus pensamientos sobre mí y mi presencia entre ustedes.

Yo deseo que usted tenga una revelación de cómo mis santos de la antigüedad eran capaces de oír mi voz con tanta claridad de pensamiento. Esperaron en mi presencia, sino que adoraba con todo su corazón, sino que deseaba que mi unción más que la vida... Deja que Mi voz se escuche esta noche, voy a hablar con una voz tan potentes truenos, voy a hablar como un susurro suave, y sin embargo, para algunos, sólo voy a hablar como a mi amigo con la conversación que es fácil de entender.

Usted no ha visto lo que está a punto de ser visto en esta tierra, tanto en el medio natural, así como el espiritual. Habrá una manifestación de las muchas facetas de mi personalidad y dones en los próximos días. No digas: "Esto no puede ser Dios" porque todavía no ha visto esto. Habrá muchas falsificaciones de mi unción, ya que se lleva a cabo, por lo que debe permanecer conectado y aprended de mí a través de Mi ungido Apóstoles y Profetas que he preparado para este momento. Abre tu corazón a la "cosa nueva" Le dije que iba a hacer. (Isaías 43:19) "He aquí que yo hago cosa nueva, y ahora saldrá a luz, no habéis de saber que incluso un camino en el desierto, y ríos en el desierto?".

¿Alguien ha preguntado por qué dije que iba a hacer una cosa nueva y que siguió inmediatamente a la promesa de un camino en el desierto, y ríos poniendo en los desiertos? ¿Puedes oír la voz del Señor hablando con la revelación y la comprensión?

La novedad vendrá por la necesidad de hacer un camino en el desierto de la vida... habrá una gran necesidad de algo nuevo, como los lugares secos de su existencia claman por el agua de mi Palabra y la refrescante de mi lluvia, dice el Señor.

Ahora estoy liberando a mi de los buques que la verdad de que deben trabajar mientras es de día, porque en verdad la noche viene, que ningún hombre será capaz de trabajar. No digas: "Es tan largo hasta la cosecha", porque yo os digo que incluso ahora la cosecha es grande, pero realmente, los obreros son pocos. Sin embargo, no son los que tienen oídos para oír lo que el Espíritu está diciendo, y por su deseo de escuchar y obedecer, voy a liberar ese poder, esa unción, esa sabiduría, esa autoridad para que puedan hacer el trabajo de un evangelista y recoger la cosecha...

He dicho en mi palabra de que no se le ha dado a todos a comprender la revelación de los misterios de mi reino, pero os digo que esta noche, a usted, se le ha dado. Ahora, ¿va a recibir la responsabilidad y el compromiso de caminar en esta revelación?

Yo muy pronto, comenzará una vez más, traducir mis hijos a los lugares que necesitan para ser ministro de Mis verdades que los cautivos serán liberados. Sólo aquellos que tienen las manos limpias y corazones puros se dará esta misión. Pues con esta regalos vendrán grandes persecuciones y tribulaciones. No todos van a poder estar de pie entre las espinas del mal y seguir produciendo mi fruto. Sólo aquellos que no tienen agenda propia estará capacitado para caminar en este ámbito. Los regalos de mi espíritu que se ha derramado en los últimos tiempos, una vez más empiezan a florecer entre mis santos y el mundo sabrán que yo soy el que digo que soy, dice el Señor...

Hay aquellos que han sido sellados por mi Espíritu para este momento tan en la historia. Al igual que mis siervos Esther, David, Elías y Deborah no podía hacer lo que ellos fueron asignados a hacer hasta que su "plenitud del tiempo" había llegado, no puede ni mis hijos hoy en día entrar en esta nueva resma de unción hasta que su «plenitud del tiempo", había venir.

La preparación se ha hecho y las manos del tiempo se han trasladado al lugar de cumplimiento de los muchos que escuchan esta palabra. Pídeme y yo te responderé: antes de las palabras han salido de su boca, yo he visto y respondieron a las peticiones de tu corazón, dice el Señor.

Les Recomiendo este Blog Personal http://iterindeo.blogspot.com/

Wilson Franco C

sábado, 30 de julio de 2011

LA CUERDA FLOJA



A mediados del siglo XIX, el caminante sobre cuerda floja de nombre Blondin, se preparaba para intentar su mayor hazaña.

Extendió un cable de acero de dos pulgadas a los largo de las Cataratas del Niágara. Una gran muchedumbre se congregó para observar.

Entonces Blondin dijo al público presente:
-”¿Cuántos de ustedes creen que puedo cargar sobre mis hombros el peso de un hombre al cruzar este desfiladero?”

La muchedumbre incrementaba y lo aclamaban, creyendo que él sí podía llevar a cabo una proeza tan difícil. Blondin levantó sobre sus hombros un saco de arena que pesaba unas 180 libras y lo llevó cargado a través de las cataratas. Ambos llegaron ilesos al otro lado.

Entonces Blondin preguntó:
-“¿Cuántos de ustedes creen en efecto que puedo llevar una persona cargada a través del barranco?”
Otra vez la muchedumbre elevó gritos y aplausos de aclamación.
-“¿Cuál de ustedes es el que subirá sobre mis hombros y me va a permitir que lo lleve al otro lado de las Cataratas?”

Se hizo un gran silencio entre el público. Todos deseaban ver a Blondin llevar una persona cargada a través del desfiladero, pero nadie deseaba colocar sus vidas en la manos de Blondin.

Por fin, un voluntario dio el paso, dispuesto a participar en esta mortal hazaña. ¿Quién fue este individuo? Era el Gerente administrador de Blondin, quien conocía por varios años y en persona, al caminante sobre cuerda floja.

Al hacer los preparativos para cruzar las Cataratas, Blondin le dijo a su administrador:
-No debes confiar en tus propios sentimientos, sino en los míos. Sentirás que tenemos que virar cuando no hay que hacerlo y si confías en tus sentimientos, ambos caeremos. Debes hacerte parte de mi persona.
Ambos llegaron ilesos al otro lado.

Jesús nos da las mismas instrucciones, cuando en medio de circunstancias difíciles nos pide que confiemos en Él. No confíes en tus propios sentimientos. Confía en Mí y te llevaré al otro lado.

Salmos 40:4 - “Bienaventurado el hombre que puso á Dios por su confianza”
Salmos 94:22 - Mas el Señor me ha sido por refugio; Y mi Dios por roca de mi confianza.
Proverbios 14:26 - En el temor de Dios está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.
2 Timoteo 1:12 …Pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído y estoy seguro de que es poderoso para guardar mi depósito para aquél día…

¿DIOS PROHIBE HACER IMÁGENES?



Cuando el hombre cayó en el pecado y perdió la intimidad con Dios, comenzó a confundir a Dios con otras cosas y a darles culto como si fueran dioses.

Este culto se representaba frecuentemente con esculturas o imágenes. Los Israelitas eran una minoría rodeada por pueblos idólatras. Dios quiso protegerlos de esas prácticas pero ellos frecuentemente caían en ellas. Los profetas, especialmente Oseas, Jeremías y Ezequiel hablaron en nombre de Dios para prohibir la idolatría y se llevaron a cabo muchas reformas para purificar las malas prácticas (cf. 2 R 23: 4-14).

¿QUÉ ES UN ÍDOLO SEGÚN LA BIBLIA?
Los pueblos antiguos tenían muchos dioses a los que adoraban y representaban con distintas imágenes a las que adoraban y aunque no las adorasen, en ellas adoraban al dios que representaban. Éstos eran los ídolos o falsos dioses.

Los israelitas copiaban de los paganos la adoración a los falsos dioses. Los paganos tenían dioses para todo, el dios de la fertilidad, el de los bosques, el de la guerra, el del vino, el del amor… Los israelitas compaginaban el culto a Dios y a los ídolos. Esto lo rechazaba Dios con fuerza. Quería ser adorado como único Dios. De ahí, el precepto: No habrá para ti otros dioses delante de mí. No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te postrarás ante ellas ni les darás culto, porque yo Yahveh, tu Dios, soy un Dios celoso (Ex. 20, 3-5). Es lo que dijo Jesús cuando fue tentado por el demonio: Apártate, Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto (Mt. 4, 10).

El gran pecado de Israel fue cuando se construyó un becerro de oro para adorarlo. Cuando el pueblo se reunió en torno a Aarón y le dijeron: Anda, haznos un dios que vaya delante de nosotros, ya que no sabemos qué ha sido de Moisés, el hombre que nos sacó de la tierra de Egipto (Ex. 32, 1). Éste es el gran pecado del pueblo, construirse un ídolo para que le acompañase y le defendiese de sus enemigos. Se sentían desamparados viendo que otros dioses acompañaban y ayudaban a los otros pueblos ante los cuales se sentían indefensos porque estos pueblos tenían sus dioses que les ayudarían, y se inventaron su dios. Es cuando Aarón “hizo un molde y fundió un becerro. “Entonces ellos exclamaron: Este es tu Dios, Israel, el que te ha sacado de la tierra de Egipto (Ex. 32, 4).

La idolatría es lo que Dios prohíbe a su pueblo. Y es lo que prohíbe también la Iglesia y cualquiera que tenga dos dedos de frente lo entiende. También lo prohíben todas las religiones cristianas porque eso nos haría volver al politeísmo de tiempos pasados.

Lo que Dios prohíbe es adorar a las imágenes y, por tanto, construirlas y tenerlas para adorarlas, según hemos visto. Porque Dios manda también construir imágenes, como veremos en el próximo artículo.

José Gea

UN PROTESTANTE VE EL PURGATORIO, PARA ASOMBRO DE SU ESPOSA, PASTORA PENTECOSTAL



Durante 20 minutos estuvo "clínicamente muerto".

Fue una experiencia cercana a la muerte parecida a la de muchos otros testimonios: paz, un prado, parientes... pero lo asombroso es la presencia de almas en otro estado, un Purgatorio, algo que un protestante no esperaría nunca.

"Va contra todo lo que nos enseñaron", dice Lois A. Hoshor, predicadora y pastora principal de una congregación pentecostal de Thornville, Ohio. Pero su marido Bob, compañero evangelizador y responsable de música de la comunidad, vio el Purgatorio mientras estaba "clínicamente muerto" durante una operación a corazón abierto en el Centro Médico de Fairfield.
(
www.loisahoshor.com)

"Sé que él vio lo que vio", ha de admitir la pastora Lois, autora de tres libros sobre espiritualidad y milagros en la vida cotidiana.

Sucedió en marzo de 2010. Bob Hoshor se estaba sometiendo a una operación de corazón, los médicos detuvieron la circulación en su corazón durante 21 minutos. Y entonces Bob se vio a si mismo justo detrás del cirujano que le operaba.

"Yo estaba detrás de él, y sabía que Jesús estaba detrás de mí. Y le pregunté: Señor, ¿qué hace? Y Él dijo: "está masajeando tu corazón". Bob afirma que entonces Jesús introdujo Sus manos en los brazos y manos del doctor.

A continuación Bob tuvo una imagen del Cielo: era un prado. "El verde allí no es como aquí, es como si el color estuviese vivo", detalla. Por el prado se acercaban parientes suyos y de su mujer. Bob no habló con nadie, sólo miró el entorno.

Cuando "volvió" al hospital, afirma que vio el Purgatorio: se vio rodeado por cientos de almas a su alrededor. "Había un enorme montón de ellas, cuando mirabas por la ventana; simplemente deambulaban, errantes".

Lois está asombrada: hace 30 años que evangeliza junto con su marido, tienen un veterano grupo de gospel, viajan y predican y ella da clases a estudiantes de la Biblia. Como pentecostales, creen en los milagros, el poder de la alabanza, la intercesión, que Cristo volverá "pronto"... pero siendo protestantes, no saben dónde encajar esta experiencia.

"Me enseñaron que tu espíritu va con Dios y el cuerpo al polvo, así que esto va contra todo lo que me enseñaron", explica perpleja la pastora Lois, aunque ha incluido la experiencia en su nuevo libro, "The Spirit of the Soul". También lo han explicado en su periódico local, el "Lancaster Eagle Gazette". Bob dice que aprendió más cosas en ese momento, "si bien se supone que no debo hablar de ellas en este momento".

Como mucha gente que ha tenido experiencias cercanas a la muerte, Bob dice que ya no la teme en absoluto, que sabe que hay algo hermoso allí. Eso sí, los Hoshor tienen claro que "sólo hay un camino al cielo, y su nombre es Jesús. Si conoces a Cristo, no has de temer la muerte".

El Catecismo de la Iglesia Católica sobre el Purgatorio.
1030: Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo.
1031: La Iglesia llama purgatorio a esta purificación final de los elegidos que es completamente distinta del castigo de los condenados. La Iglesia ha formulado la doctrina de la fe relativa al purgatorio sobre todo en los Concilios de Florencia y de Trento. La tradición de la Iglesia, haciendo referencia a ciertos textos de la Escritura (por ejemplo 1 Co 3, 15; 1 Pedro 1, 7) habla de un fuego purificador:
«Respecto a ciertas faltas ligeras, es necesario creer que, antes del juicio, existe un fuego purificador, según lo que afirma Aquel que es la Verdad, al decir que si alguno ha pronunciado una blasfemia contra el Espíritu Santo, esto no le será perdonado ni en este siglo, ni en el futuro (Mt 12, 31). En esta frase podemos entender que algunas faltas pueden ser perdonadas en este siglo, pero otras en el siglo futuro (San Gregorio Magno, Dialogi 4, 41, 3).
1032: Esta enseñanza se apoya también en la práctica de la oración por los difuntos, de la que ya habla la Escritura: "Por eso mandó [Judas Macabeo] hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado" (2 Mac 12, 46).

Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor, en particular el sacrificio eucarístico, para que, una vez purificados, puedan llegar a la visión beatífica de Dios. La Iglesia también recomienda las limosnas, las indulgencias y las obras de penitencia en favor de los difuntos:
«Llevémosles socorros y hagamos su conmemoración. Si los hijos de Job fueron purificados por el sacrificio de su padre (cf. Job 1, 5), ¿por qué habríamos de dudar de que nuestras ofrendas por los muertos les lleven un cierto consuelo? [...] No dudemos, pues, en socorrer a los que han partido y en ofrecer nuestras plegarias por ellos» (San Juan Crisóstomo, In epistulam I ad Corinthios homilia 41, 5).

P.J.G./ReL

ENCOGIDO, ESPERÉ LA AURORA



María nos abraza cuando tenemos miedo, cuando no sabemos a dónde ir.

La tormenta arreciaba en el bosque, mientras trataba de mantener lo menos dispersas posible mis pocas ideas de orientación.

Los relámpagos fotografiaban mi pavor y lo mostraban a todos los árboles que se asomaban por entre las copas vecinas para ver a aquel intruso.

EL corazón aceleraba. Mi indecisión inventaba precipicios a poca distancia que destrozaban mi ánimo empequeñecido.

Fue entonces, allí, que me topé con una ermita de la Virgen. Me metí sin precauciones y, encogido, esperé la aurora.

Aprendí la lección. Cuando mi vida tropieza y parece que caerá sin remedio, yo La miro. Me enamoré de Ella. Cada mañana le llevo una flor a su santuario.

María nos abraza cuando tenemos miedo, cuando no sabemos a dónde ir. ¡Cuenta siempre con Ella!

Autor: Catholic.net

MENSAJE A NUESTRO GRUPO DE ORACIÓN - VIERNES 29 DE JULIO 2011



Rosa del Corazón del Santísimo (ángel del grupo): Con su corazón abierto, comiencen a orar...
Hno. José: Sea por siempre bendito y adorado ...
Todos: Mi Jesús sacramentado...
Rosa del Corazón del Santísimo: Las puertas abiertas al cielo están, y están escuchando tus oraciones, tus pedidos, ora por tu hermano, pide por el que necesita de Dios, alaben a su Dios, que sus alabanzas serán elevadas al cielo... (Abba, Abba... lenguas), Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria a Dios, Aleluya, Aleluya... lenguas....
Nuestro Señor Jesús: Las almas fieles consuelan mi corazón lleno de espinas, (lenguas) Todos tenemos un camino que seguir, una misión que cumplir, háganlo a ejemplo de los que les han adelantado el camino, háganlo con la confianza plena de que siempre estamos con ustedes, en los momentos buenos y en las dificultades, cuando están plenos y felices, cuando están tristes y desesperados, siempre estamos con ustedes, sean generosos, en sus oraciones con todos sus hermanos, y sigan, sigan llevándome a donde no me quieren, a donde no me tienen, porque hoy los corazones de muchos hombres están cerrados al amor, son como piedra... que los vean a ustedes como luz viva para que puedan creer.
Nuestro Señor Jesús: (le dijo estas palabras al hno. Jose:) Esta semana tendras mucho alivio, y te mandare mayor protección.
Nuestro Señor Jesús: (a su hija Carmen) Hija mía confíate en mi Madre Santísima, confíate y todo saldrá muy bien.
Nuestro Señor Jesús: (a su hija Jesusa) San Jose protege tu hogar, invócalo.
Nuestro Señor Jesús: (a su hija Judith) Paz a tu corazón, paz, paz y confianza, confía y todo será como Dios Padre lo ha dispuesto para ti.
Nuestro Señor Jesús: (a Danilo) a este instrumento hay que protegerlo, que cuiden lo que ve.
Nuestro Señor Jesús: (a Sol) pronto lo recibirás.
Nuestro Señor Jesús: (a Chabela) la liberó en lenguas
Nuestro Señor Jesús: (a R.P.) El mundo espiritual por mucho que busques, no esta allí, tienes que liberarte, tienes que liberarte de haberte acercado a cosas que no son... confiésate y límpiate de eso.
Nuestro Señor Jesús: (a Loreli)... tu espíritu es santo, hijita, tienes que cuidarlo.
Nuestro Señor Jesús: (a Julia) tuviste lagrimas, también de mis ojos cayeron, y en eso yo comprendo el dolor grande, pero estamos en un camino, ustedes lo tienen trazado desde que nacen, hasta que mueren, y van a mi, ora mucho por él.
La Madre Santísima: dijo al hno. José: el próximo viernes, tendrán noticias de los que acaban de partir... (Marina y Victor)
La Madre Santísima: dijo a Ana: Siempre tienes a todos en tus peticiones, escucho tus peticiones, hijita...
Reciban una bendición especial del Espíritu Santo, para que sepan que decir como obrar que hacer, especialmente en estos momentos, lean la palabra, acérquense a la Comunión con un corazón sincero, limpio de todo pecado, y recibirán gracias especiales, ESO PÓNGANLO ANTE TODO Y PRIMERO QUE TODO, no se dejen seducir, porque son muchas las cosas que los pueden seducir ahora.
Queridos hijitos, tengan la confianza que los amo, que los cuido, en estos tiempos muy difíciles para muchos, no pierdan la fe ni la esperanza, gracias por sus rosarios, y para los que no han cumplido con sus palabras, estoy esperando todavía, hay tiempo para todo.
La Bendición de Dios Todopoderoso....
Grupo Católico de Oración por los Enfermos “Sí Señor

José Miguel Pajares Clausen

viernes, 29 de julio de 2011

LA EXISTENCIA DEL PECADO



Respecto a la existencia del pecado y la evidencia de Satanás en cualquier forma en la mente, cuerpo y acción de cada persona, creo personalmente que la defino así:

Al principio todo fue bueno y maravilloso por ser sencillo al hablar, los seres humanos, con espíritu de Dios y los ángeles puros sin cuerpo material pero con conocimiento y pureza y semejante a Dios mismo.

Dios a ángeles y personas de ayer y hoy les dio un tesoro el Libre albedrío, que fuéramos libres en la toma de decisiones, algunos ángeles en cabeza de uno solo como líder se revelo y quiso formar su grupo aparte y rechazo toda norma, voluntad y conocimiento del bien absoluto base de la creación.

La base de la creación y la ley universal en la faz de la tierra y el cosmos por decir algo es el bien absoluto que proviene de Dios creador.

Por conocer ellos la profundidad y misericordia de Dios incapaz de obrar el mal contra un hijo suyo ángel caído, o ser humano, entonces Dios mismo nos dejo libres para que eligiéramos entre las leyes universales que deben regir la tierra o la desobediencia fruto de la insinuación de los ángeles primeros que se revelaron repito teniendo en cuenta que conocen la misericordia de Dios que no atentaría contra ellos.

Como el ser humano en su esencia corporal es débil e inferior a los ángeles malos, empezó la batalla a través de la historia entre el bien y el mal.

La misión y el interés de Satanás es lograr demostrarle a Dios que el es superior y que podrá hacer sus propias leyes del mal en el universo contrarias a las de Dios.

Expuesto lo anterior es por ello que existe la maldad en cualquier forma en el mundo, hombres débiles sin conocimiento de Dios de sus leyes y sus bondades y delicias, pero hijos de el que actúan y se dejan llevar de forma irracional y con la insinuación de Satanás.

Como el mal desencadena en mal ley universal del mal y Satanás contraría a la del bien absoluto base de la creación de Dios.

Dios lo sabe todo por ser creador entonces poco a poco el hombre se ve inmerso en un mar de dudas insatisfacciones, y vacíos, que por decir algo se parece en vivir un poco de infierno ya mismo acá en la tierra y el hombre inocente de lo que sucede a su alrededor se pregunta por que la maldad, por que me pasa este mal (pobreza fracaso económica, enfermedad, desamor, muerte, etc.). Se pregunta ¿por que no soy feliz?.

Y es allí cuando comienza el hombre a tratar de buscar la respuesta a todos estos interrogantes, pero cae y sigue en bebidas, negocios sucios lujurias y demás pecados insinuados por el diablo pero consentidos por el hombre y repito no es feliz.

El hombre a oído hablar de Dios pero no le interesa por que esta inmerso en muchos pecados seducidos por Satanás, pero poco a poco con la ayuda del espíritu santo (La gracia) que es mas grande que el pecado ( El bien absoluto ) y que todos llevamos dentro por ser hijos de Dios mismo, entonces es cuando empieza el Camino de regreso como un péndulo de un reloj, regreso a la fuente misma donde partió, cansado de trasegar por el mundo sin encontrar razón y felicidad.

Así este lleno de cosas o medios temporales, ese regreso es como un niño gateando receloso se va acercado a esa luz, Dios mismo el bien mismo y en pieza a sentir menos insatisfacción en su corazón y un poco de paz en su corazón, repito es allí que empieza la dura batalla entre el bien y el mal pero cada uno en su interior libra esa batalla conoce la palabra, la verdad revelada, a Jesucristo, sus enseñanzas, practica la religión pero le cuesta hacer la voluntad del padre que es el Bien mismo a el prójimo que es lo único que palpa por que a Dios solo lo palpa en su corazón por fe o verdad revelada.

Expuesto lo anterior por eso la persona con más presencia de Dios es tentada en mayor medida y con una tentación superior a la que la gracia de Dios ya le permitió superar. Ejemplo en la vida de regreso a la fuente somos como niños gateadores, y la santidad es la graduación mayor con galardones por ello Jesús lo dice claramente ser Santos como mi padre celestial es Santo. (Lleno de Gracia de Bien de Majestad).

Hacer el bien al prójimo constituye entonces la punta de lanza y donde centra sus esfuerzos Satanás. Al hacerse mal al prójimo en cualquier forma se están violando las leyes de Dios el segundo mandamiento y la ley universal de todo lo creado que es el Bien absoluto.

Para terminar debemos centrar nuestros esfuerzos en hacer el bien absoluto base universal de todo lo creado al prójimo y así con ello estaremos ganando la batalla a Satanás y adorando al mismo Dios y cumpliendo la voluntad del Padre.

Mientras las personas no busquemos la luz, y reconozcamos que estamos viviendo un infierno en la tierra a causa de nuestro consentimiento y de la insinuación del diablo y no queramos salir de allí es imposible restablecer la paz, la justicia y el Amor el la faz de la tierra.

Para Dios no existe el tiempo entonces al final del juicio personal de toda persona, pueblo, nación, serán tenidas la cantidad de obras buenas en contra y favor del prójimo de amor, justicia y de paz, de acuerdo a ello será nuestro paso a la eternidad antes o después del juicio final.

Un abrazo fraterno en Cristo Jesus atentamente.

Wilson F. Colombia

¿AMO YO TU VOLUNTAD, SEÑOR?



No son muchos los creyentes que seriamente se plantean esta pregunta.

Y desde luego no hay que ser un lince, para darse cuenta de la importancia que tiene el cumplimiento de la voluntad de Dios, en la salvación de nuestras almas. Claro que desgraciadamente no está de moda y son muchos los que no les preocupa eso de la salvación del alma. Es más, los hay que piensan que el alma está en el cerebro, y así seriamente lo manifiesta en un programa de esoterismo de un ex ministro. Los hay que ni siquiera saben que además de cuerpo tienen alma, y piensan que eso de tener alma, va en relación con las aptitudes que uno tenga. Así, por ejemplo, los hay con alma de artista, alma de músico, alma de pintor.

El ser humano tiene en su alma, una impronta de ansia de su Creador, y el maligno cuando logra que una persona viva de espaldas a Dios, está ansia se la calma con conceptos, que estas personas consideran que más le elevan su espíritu, y se agarran la tema de la cultura como un sustitutivo de Dios, al de las artes, la danza o la música. El afán por la política, les lanza a temas filantrópicos como son casi todas las ONG. Son paliativos, o remedios con los que se trata de calmar en ansia del Dios vivo, que todo ser humano, consciente o inconscientemente tiene. Pero lo que verdaderamente es asombroso, es la habilidad del maligno para manejar las mentes, permaneciendo en la sombra. Desgraciada o agraciadamente él este está siempre ahí al acecho de nosotros y digo agraciadamente porque su existencia y sus tentaciones nos permiten demostrarle al Señor nuestro amor. Si no hubiese demonio, no tendríamos escala para subir al cielo.

Pero centrándonos en el tema de la voluntad del Señor, esta existe genérica y específica o individualmente para cada uno de los cerca de 7.000 seres humanos que ahora habitan la tierra. Genéricamente, Dios solo tiene un deseo primordial para Él y por lo tanto también primordial, para los que le amamos; y es que absolutamente todo el mundo se salve. Es lo que se conoce con el nombre de: “Voluntad universal salvífica de Dios”. El parágrafo 851, del Catecismo de la Iglesia católica, nos dice que: El motivo de la misión. Del amor de Dios por todos los hombres la Iglesia ha sacado en todo tiempo la obligación y la fuerza de su impulso misionero: "porque el amor de Cristo nos apremia..." (2Co 5,14; AA 6; Rm 11). (). Dios quiere la salvación de todos por el conocimiento de la verdad. La salvación se encuentra en la verdad. Los que obedecen a la moción del Espíritu de verdad están ya en el camino de la salvación; pero la Iglesia a quien esta verdad ha sido confiada, debe ir al encuentro de los que la buscan para ofrecérsela. Porque cree en el designio universal de salvación, la Iglesia debe ser misionera.

Dios quiere que todos nos salvemos aceptando su amor, para Él el valor de una sola alma es algo tremendo, no olvidemos que le ha costado el precio de su sangre. Y es que su amor por nosotros, es un amor individualizado, hasta extremos que nosotros no podemos comprenderlo, como esto es posible, pero para Él, si posibles, porque para Dios todo es posible (Mt 19,26). Para San Pablo: Dios quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque uno es Dios, uno también el mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús, que se entregó a sí mismo para redención de todos; testimonio dado a su tiempo (1Tm 2,4-6). Y esta voluntad genérica de Dios, de que todos seamos salvos, debemos de hacerla nuestra si amamos al Señor, porque lo que ama el Amado, es lo que debe de amar el amador. Tenemos pues que cumplimentar esta voluntad divina que es la que impulsa el afán misionero y apostólico de la Iglesia y de todos y cada uno de sus miembros, es decir de nosotros.

Y para salvarnos, es deseo del Señor el que le amemos y le demostremos nuestro amor, señalándonos como condición mínimo la del cumplimento de sus mandamientos. Por ello San Juan en su evangelio, pone en boca del Señor estas palabras: El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él (Jn 14,21). Es decir, guardar la palabra de Dios y permanecer en ella, es ser introducido ya en el movimiento Trinitario de amor que une al Padre y al Hijo, lo cual en definitiva es la razón de nuestro paso por esta vida, la de superar una prueba de amor, para poder ser glorificados en el Amor Trinitario.

Pero esta prueba de amor a la que estamos aquí convocados, para superarla, nos exige también el cumplimento de la voluntad de Dios, que además de ser genérica, y obligarnos al cumplimiento de sus deseos genéricos nos obliga específicamente, a cada uno según es estado, condición y circunstancias, en las que no encontremos situados en esta vida. Es distinta la voluntad de Dios con respecto a un soltero, que las referentes a un casado, o a uno o una que hayan sido consagrados a su servicio. Y a su vez a cualquiera de estas personas les varían sus obligaciones, de acuerdo con su situación económica y social en su vida y también con respecto al país donde se encuentren. Hay una multitud de variantes por lo que podríamos decir que cada uno tiene unas obligaciones específicas que no coinciden con las de nadie más.

Dios que a todos nos ha hecho diferentes, tenemos también diferentes caminos para llegar a Él. Existen unas normas de carácter general, que a todos nos son de aplicación, pero cada uno tenemos unas obligaciones diferentes para cumplimentar su voluntad con respecto a cada uno de nosotros. Somos piezas únicas e insustituibles del Plan general de Dios, y debemos de encontrar cual es nuestra obligación y cumplimentarla.

Y es entonces cuando, más de un lector me preguntará: ¿Y cómo puedo yo saber cuáles son mis específicas obligaciones para cumplimentar la voluntad de Dios con respecto a mí? Para las personas consagradas en órdenes religiosas, este es un tema muy sencillo de resolver. Consiste simplemente en obedecer siempre al superior, así sabe uno que nunca se equivoca, y si hay error este le será apuntado en su cuenta al Prior pero nunca al súbdito, pues para ello en su día hizo este voto de obediencia. Pero los que no nos encontramos en esta envidiable situación, el tema tampoco es muy difícil. Consiste simplemente en ser dócil a las mociones e inspiraciones del Espíritu Santo.

Claro que esta respuesta, va a dar origen a una segunda pregunta: ¿Y cómo se yo, cuáles son esas mociones e inspiraciones del Espíritu Santo? Sencillo, orando, orando y orando. Orar incesantemente nos dice el Señor, y San Pablo repite: Orad constantemente. 18 En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros (1Ts 5,17-18). Al que ora, Dios siempre lo encauza. Lo que ocurre es que uno funciona a ciegas, pues en la vida espiritual, el Señor por nuestro bien, nunca quiere que sepamos donde nos encontramos, con lo cual evita por un lado que nos enorgullezcamos de nuestros avances que no son nuestros y de otro que no tengamos un elemento de comparación con otras almas.

Lo que yo si recomendaría, es que constantemente nos preguntemos: ¿Es estoy haciendo lo que el Señor quiere que yo haga? Y si uno quiere cumplir con la voluntad del Señor, que no dude, de que Él por un procedimiento o por otro, siempre le va a indicar a cada uno cuál es el camino.

Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

Juan del Carmelo

¿... Y ÉSTE ES DE LOS QUE VAN A MISA?



Decía el otro día un conocido rajando de otro: Es que yo sé de uno que hace esto y luego va todos los domingos a Misa… ¿? ¡No se puede ser tan hipócrita, hombre!... Yo al menos… “.

Según este individuo, lo peor de todo no era la faena que había hecho el susodicho, sino que a ello había que sumar una falta aún mayor: la hipocresía de ser así y luego ir a Misa.

Para analizar esto se me ocurrió pensar en una comparación entre quien por ejemplo durante la semana se porta mal y va el domingo a Misa (caso de A) y quien entre semana hace lo propio y no va (caso de B). Sobre todo sin perder de vista que es éste último quien se atribuye mayor autenticidad en su comportamiento, frente a la hipocresía del primero.

Pongamos por caso que ambos mienten para quedar bien en el trabajo dejando en mal lugar a un compañero. Y comparemos:
Primero: llega el domingo y Ava a la iglesia reconociendo con este simple hecho (y además públicamente) que hay (un) Dios que establece una Ley que en concreto afirma que mentir (8º mandamiento) está mal.

Llega el domingo y B ni la pisa… eso no va con él. Además “… en esta vida no hay más ley que la del más fuerte y si en el trabajo andas con escrúpulos, te pisan”.

Segundo: Nada más empezar la Misa salen de la boca de A estas palabras: “… confieso ante Dios y ante vosotros que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión”.

En el caso de B, éste no se preocupa de confesar nada, ni de dar cuentas a nadie pues es de los que profesan el yo no me arrepiento de nada.

Tercero: En otro momento de la Misa A afirma:Tú (Señor), que quitas el pecado del mundo, ten piedad de mi. Y es que tiene claro que hay una línea roja entre el bien y el mal, y que si la cruza (pecado) ofende a Dios.

B, en cambio, dice: “… bueno, bueno, eso del bien y el mal es muy maniqueo, todo es relativo… además lo del pecado es un invento de curas.

Cuarto: A escucha e intenta asentar por principio en su vida las enseñanzas de Cristo en el Evangelio como por ejemplo que es la verdad la que nos hace libres y, ante esto, añade más adelante Padre nuestro, hágase tu voluntad”.

B tiene como principio la consigna es bueno si me conviene, malo si me fastidia y como única guía lo que le dicte su santavoluntad.

En resumen, a mí me parece que después de esta comparación, un recuento más real de faltas (por orden cronológico) sería este:
5 Faltas de B 1 Falta de A
1ª.- Miente sobre un compañero 1ª.- Miente sobre un compañero
2ª.- Se burla de Dios al negar la vigencia de su ley (la admite)
3ª.- Miente al no reconocer su culpa (la reconoce)
4ª.- Oculta la verdad de que bien y mal existen (lo afirma)
5ª.- Antepone su conveniencia a todo (la supedita a lo que dice Cristo)

Y es que mientras que uno anda instalado en su conducta, el otro al menos tiene la ayuda (porque la busca y la Iglesia se la ofrece) de intentar dejar de ser así. La utilice o no.

Porthos

ABORTA A SU HIJO POR SUPUESTAS MALFORMACIONES Y RESULTA QUE ESTABA SANO



Estaba embarazada de seis meses.

La Fiscalía de Málaga va a abrir diligencias penales para investigar el caso por presunta mala praxis médica.

La Fiscalía de Málaga ha decidido abrir diligencias penales para investigar el caso de una mujer que fue inducida a abortar a los seis meses de gestación porque el feto supuestamente presentaba malformaciones y que, según un posterior examen anatomopatológico, estaba sano.

La investigación se abre tras la demanda interpuesta por el letrado Damián Vázquez, de la asociación Defensor del Paciente, en representación de la pareja, por presunta mala praxis médica.

Le hicieron varias ecografías.
La mujer acudió el pasado 17 de mayo al Hospital Clínico para hacerse una ecografía. El facultativo que la atendió le indicó que la posición del feto no era buena y que volviera en 10 ó 12 días para que le repitieran la prueba. El 27 de ese mes regresó y le hicieron una segunda ecografía. Ese día incluso pasó por dos ecógrafos diferentes y la vieron dos médicos. Le comentaron que podía haber una posible malformación en las extremidades.

Comienza el proceso de aborto.
El 1 de junio, tras una tercera ecografía, le informaron que el feto padecía artrogriposis múltiple congénita. Por eso le recomendaron una amniocentesis y que iniciara el protocolo para abortar. Entonces, fue derivada a una clínica de Sevilla para que se hiciera el aborto.

Pero la sorpresa de la pareja fue mayúscula cuando tras el aborto recibieron una carta del hospital con el informe de Anatomía Patológica en el que se indicaba que el feto estaba sano y que no presentaba malformaciones internas o externas. Fue entonces cuando el matrimonio, representado por abogados de la asociación Defensor del Paciente, interpuso la demanda en la Fiscalía.

MálagaHoy

EL CONSEJO DE CRISTO A MARTA



La invita a tomarse la vida de otra forma, a respirar, a vivir serenamente, a preocuparse más de las cosas del espíritu.

Yendo Jesús de camino, pasó por un pueblo. Parece que Jesús siempre va de paso, pero siempre va por algo, siempre nos enseña algo. En ese pueblo una mujer llamada Marta lo acoge en su casa. Mientras ella trajina para atender lo mejor posible a aquel huésped tan ilustre, una hermana suya, llamada María, se coloca a los pies de Cristo para escucharle. Marta se impacienta y le reclama a Cristo la tranquilidad de su hermana. Cristo aprovecha aquella situación para decirle a Marta con enorme cariño que en la vida realmente sólo hay una cosa importante y que María ha elegido lo mejor. La confianza que trasmite esta escena indica que la amistad de Cristo con aquellas hermanas era total. El Señor debió pasar muchos momentos con aquellos hermanos. Después nos contará el Evangelio que realizará con Lázaro uno de los milagros más grandes de los que realizó. En esta escena podemos descubrir cómo la vida humana tiene un sentido y cuál es realmente ese sentido.

¿Cuál es el sentido de la vida humana? Es ésta una pregunta que todos nos hacemos cuando vemos que no podemos lograr todo lo que queremos, cuando vemos que muere una persona en el inicio mismo de su vida, cuando contemplamos el sufrimiento de tantos seres humanos por culpa del egoísmo de los hombres, cuando vemos la desesperación de tantas personas ante el sufrimiento propio o de un ser querido. Y la realidad es que no podemos aceptar que todo se reduzca a nacer, vivir si es que se puede llamar vivir a muchas vidas, para terminar en la nada. El ser humano debe tener un fin más allá de las cosas que hace o que ve.

Marta representa para nosotros una forma de vivir. "Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola". Impresiona el cariño de Jesús por aquella mujer que se desvivía por atenderle y procurarle bienestar. El hecho de repetir dos veces su nombre es señal de cariño, de ternura y de reconocimiento a su labor. Pero Jesús quiere prevenirla contra un gran escollo de la vida: el vivir sin más, el irse tragando los días sin ver en el horizonte, el hacer muchas cosas, pero no preocuparse de lo más importante.

Marta es el símbolo de una humanidad que ha dado prioridad al hacer o al tener sobre el ser, a la eficacia sobre lo importante, a la inmanencia sobre la trascendencia. Marta somos cada uno de nosotros cuando en el día al día decimos: "No tengo tiempo para rezar". "No tengo tiempo para formarme". "No tengo tiempo para pensar". "No tengo tiempo para Dios". Basta asomarse a la calle y a las casas para ver cuánto se hace, cómo se corre, cómo se vive. Pareciera que estamos construyendo la ciudad terrena o que hubiera que terminar cada día algo que mañana hay que volver a empezar.

El consejo de Cristo a Marta, santa después al fin y al cabo, está lleno de afecto, de afecto del bueno. La invita a tomarse la vida de otra forma, a respirar, a vivir serenamente, a preocuparse más de las cosas del espíritu. Ahí va a encontrar la paz y la tranquilidad. Le enseña a construir el presente mirando a la eternidad, pues así aprenderá el verdadero valor de las cosas. Sin duda, Marta aprendió aquella lección y, sin dejar de ser la mujer activa y dinámica que era, en adelante su corazón se aficionó más a lo verdaderamente importante. Marta, por medio de Cristo, había comprendido que la vida tiene un sentido, que el fin del hombre está por encima de las cosas cotidianas.

Autor: P. Juan J. Ferrán LC