martes, 29 de noviembre de 2016

¡LO DEBES DIVULGAR! LA CIENCIA AVALA EL PODER CURATIVO DE LA ORACIÓN


Para los devotos, nunca ha habido ninguna duda: la oración tiene el poder de curar.
Pero ahora más y más investigaciones médicas están demostrando de manera concluyente que la creencia en Dios es realmente buena para la persona.
Y le puede hacer más saludable, más feliz, e inducir a vivir más tiempo.
También los estudios demuestran el poder de la oración que otros hacen sobre nosotros, o sea el poder de la oración de intercesión.
Estudios han demostrado que la oración puede evitar que la gente se enferme, y cuando ellos se enferman, la oración puede ayudar a recuperarse más rápido“, Dr. Harold G. Koenig de la Universidad de Duke dice.
Leer también:
UN CUERPO IMPORTANTE DE ESTUDIOS LO DEMUESTRA
Un análisis exhaustivo de más de 1.500 estudios médicos de renombre
“indican que las personas que son más religiosas y oran más tienen mejor salud mental y física“, dice Koenig.
.
“Y de los 125 estudios que examinaron la relación entre la salud y el culto regular, 85 mostraron que los que van regularmente a la iglesia viven más tiempo”.
El doctor Koenig, director del Centro Duke para la Espiritualidad, la Teología y la Salud, y autor de varios libros autorizados sobre la fe y la curación, dice que un sorprendente estudio publicado en el Southern Medical Journal el año pasado demostró que la oración tiene un notable efecto en los pacientes con audífonos y deficiencias visuales.
Después de sesiones de oración, “ellos mostraron mejoras significativas sobre la base de las pruebas de audio y visuales”, dice Koenig.
Es más, dice,
“los beneficios de la práctica devota religiosa, en particular la participación en una comunidad de fe y el compromiso religioso, hace que las personas lo sobrelleven mejor.
.
En general, se las arreglan mejor con el estrés, experimentan un mayor bienestar.
.
Porque tienen más esperanza, son más optimistas, experimentan menos depresión, menos ansiedad, y se suicidan con menos frecuencia.”
Y añade: “ellos tienen sistema inmunológico más fuerte, menor presión sanguínea y el funcionamiento cardiovascular probablemente sea mejor“.
UN INVESTIGADOR ATEO SE CONVIERTE POR LA EVIDENCIA DE LOS ESTUDIOS
La prueba del poder de la oración es abrumadora, dice el investigador y escritor Tom Knox.
Se trata de un ateo que se convirtió en un devoto regular después de hacer un estudio en profundidad sobre los beneficios médicos de la fe.
“Lo que descubrí me sorprendió.
En los últimos 30 años, un creciente cuerpo, y en gran medida desapercibido, de la labor científica muestra que la creencia religiosa es médicamente, socialmente y psicológicamente beneficiosa.”
Estudios tras estudios respaldan los beneficios de tener fe, especialmente en la prolongación de la vida.
En 2006, investigadores de población de la Universidad de Texas descubrieron que cuanto más a menudo se va a la iglesia, más tiempo se vive.
“La asistencia religiosa se asocia con la mortalidad de adultos de una manera gradual”, dice Knox.
“Hay una diferencia de siete años en esperanza de vida entre aquellos que nunca asisten a la iglesia y los que asisten semanalmente.”
MUCHOS ESTUDIOS MÁS
La Revista Panamericana de Salud Pública de California estudió a casi 2.000 ancianos californianos por cinco años.
Y encontró que aquellos que asistían a servicios religiosos eran un 36 por ciento menos propensos a morir durante ese período que los que no lo hicieron.
Un estudio de casi 4.000 adultos mayores de la Revista de Gerontología de EE.UU. reveló que los ateos tenían una probabilidad significativamente mayor de morir durante un período de seis años que los fieles.
Fundamentalmente, las personas religiosas viven más que los ateos, incluso si no acuden regularmente a un lugar de culto.
La Sociedad Americana de Hipertensión estableció en 2006 que los feligreses tienen presión arterial más baja que los no creyentes.
Los científicos también han revelado los creyentes se recuperan de cáncer de mama más rápido que los no creyentes, tienen mejores resultados con la enfermedad coronaria y la artritis reumatoide, y son menos propensos a tener niños con meningitis.
Un centro de tratamiento de la artritis en la Florida usó sesiones de oración para tratar de ayudar a los pacientes que sufren dolor.
Un estudio dice que los pacientes mostraron “una mejora significativa en general” hasta por un año más tarde.
En un estudio de casi 92.000 personas en Maryland, las personas que asistieron a la iglesia una o más veces a la semana tenían:
.
– 50 por ciento menos de muertes por enfermedad coronaria,
– 56 por ciento menos de muertes por enfisema,
– 74 por ciento menos de muertes por cirrosis y,
– 53 por ciento menos de suicidios.
Concluye Knox: “Los ateos pueden burlarse de la fe todo lo que quieran, pero no pueden asumir que la ciencia está de su lado.”
LA INTERCESIÓN
La oración de intercesión también se ha demostrado que tiene un impacto positivo a través de una amplia gama de enfermedades y trastornos.
Un gran estudio de 12 meses en un hospital de Kansas City mostró que a los pacientes ingresados con problemas del corazón les fue mejor cuando alguien estaba rezando por ellos.
Sorprendentemente, a los pacientes no se les dijo la gente estaba orando por ellos.
A los voluntarios de una iglesia local se les dio el nombre de un paciente en un pedazo de papel y se les pidió que rezaran por esa persona.
Los pacientes tuvieron menos complicaciones que los que no se oraba por ellos.
Los investigadores dijeron que no tienen una explicación científica para el resultado.
Una investigación en el Hospital General de San Francisco examinó el efecto de la oración en 393 pacientes cardiacos.
A la mitad, extraños oraron por ellos sólo teniendo los nombres de los pacientes.
Los pacientes tuvieron menos complicaciones, menos casos de neumonía y necesitaron de menor tratamiento contra las drogas.
También mejoraron más rápido y salieron del hospital antes.
Dos estudios en la Universidad de California, San Francisco Medical Center, mostraron que la oración de intercesión podría ser un beneficio positivo para las víctimas del SIDA también.
.
Los pacientes por los que no se oró tuvieron seis veces más tiempo en el hospital y tuvieron el triple de enfermedades, que los que recibieron oraciones.
En el mismo sentido, una investigación publicada por la Universidad El Bosque de Colombia, liderada por el profesor Efraín Riveros, mostró que:
La oración intercesora remota demostró capacidad para disminuir la mortalidad y los índices de disfunción orgánica múltiple, a expensas de un aumento  de los días de estancia. Puedes leer el estudio aquí.
ESTUDIOS EMBLEMÁTICOS
En 1988, fue publicado en el Southern Medical Journal un estudio por el cardiólogo Randolph Byrd, MD, estudió una muestra de pacientes en la unidad de cuidados coronarios.
Durante un período de 10 meses, los pacientes fueron divididos aleatoriamente en dos grupos emparejados – 192 pacientes, que recibieron oraciones por los grupos de oración frente al hospital y 201 pacientes de control que no.
Ni los pacientes ni sus médicos sabían qué pacientes estaban recibiendo la oración.
Este estudio mostró que el grupo que recibió oraciones mostró una recuperación significativamente superior en comparación con el grupo de control.
.
Ninguno de ellos requirió ventilación artificial, mientras que 12 pacientes del grupo de control lo exigían.
.
Además, los pacientes en el grupo de oración requirieron de manera significativa menos antibióticos y fueron menos propensos a desarrollar complicaciones.
La Psiquiatra Elisabeth Targ hizo los estudios más interesantes sobre la eficacia de la oración en 1995.
Veinte pacientes que estaban en fase avanzada de SIDA fueron estudiados, todos ellos recibiendo atención médica estándar.
Además, 10 de ellos recibieron oraciones de los curanderos psíquicos. Ninguno de los pacientes eran conscientes si se estaba rezando por ellos o no.
Durante el estudio de seis meses, cuatro de los pacientes murieron.
.
Los investigadores descubrieron que los cuatro fallecidos eran de los que no habían recibido la oración.
Después de esto, en 1996, la Dra. Targ comenzó otro estudio de 40 pacientes asignados al azar a un grupo de oración y un grupo control que no recibió la oración.
Las fotografías del grupo de oración fueron enviados a los voluntarios incluidos rabinos, sanadores, videntes y curanderos nativos americanos.
En más de 10 semanas de estudio los pacientes recibieron la oración de curación de 10 profesionales diferentes.
En promedio, el grupo de tratamiento (con oración) pasó sólo 10 días en el hospital y sufrió solo 13 enfermedades asociadas al SIDA.
.
Mientras que los pacientes que no recibieron la oración en promedio pasaron 68 días en el hospital, recibiendo tratamiento para 35 enfermedades relacionadas al SIDA.
Esto demuestra que la oración de intercesión tiene un efecto significativo en la enfermedad del paciente.
Su estudio cumplió con los estándares más exigentes de la Western Medical Journal y fue publicado en 1998.
CÓMO PODEMOS PREVENIRNOS DE ENFERMEDADES A TRAVÉS DE LA “SANACIÓN PROFÉTICA”
Muchas veces oramos por nuestra sanidad y la de los demás, cuando la enfermedad ya está presente y avanzada, pidiendo un gran milagro.
Pero también podemos, y probablemente sea lo mejor, ser previsores y orar para que cualquier amenaza a la salud no se desarrolle y sea sanada.
O sea orar por milagros más pequeños y diarios.
Tenemos que anticiparnos. El Espíritu Santo lo hace por nosotros. Él ve y guía. Él nos ayuda a estar un paso adelante para prevenir.
No obstante, muchas veces enfermamos porque es parte de la demanda de Dios para que nos sanemos.
.
Para que cambiemos nuestro modo de vida, nuestra relación con los demás y confiemos en su guía.
.
O a veces es un llamado de Dios para los que tenemos al lado.
Hay gente que se enferma por el odio que lleva adentro, seguramente conoces casos de esos. Y ese es un caso típico en que la sanación depende de la conversión al amor de Dios.
Cuando oramos a Dios por sanación nos ponemos en sus manos y él nos sanará globalmente, no solamente de esa enfermedad por la que pedimos, sino nuestra alma y nos hará comprender, si estamos atentos, su designio y la función que tuvo y tiene esa enfermedad.
LA ORACIÓN TIENE EFECTOS SOBRENATURALES
Es poco profundo y poco maduro pensar que la forma en que funciona la oración es que Dios, como una máquina expendedora, escucha las oraciones como cuando se pone una moneda en la parte superior y la respuesta que se desea sale por la parte inferior.
No. La oración funciona mucho más sutilmente, cuando el corazón humano se abre con mucha suavidad y comienza a trabajar el Espíritu Santo de Dios en el mundo.
La oración abre el corazón humano a la fuerza de la paz y la reconciliación que Dios está constantemente vertiendo en el mundo, como una gran cascada cósmica.
Esta es la acción externa de la bondad de Dios para con el mundo, que llamamos “gracia” o “misericordia”.
.
La Divina Misericordia está irradiándose hacia el mundo en todo momento y todo lugar, como una gran fuerza de energía y poder de amor.
La oración es el mecanismo por el cual los seres humanos aprovechan esa fuente y permiten que fluya a través de sus vidas y en sus situaciones cotidianas.
Esto funciona a nivel individual como a nivel grupal.
A nivel individual, es el mecanismo para la sanación personal, que involucra tanto aspectos de sanación espiritual como de curación física.
Y que adquiere la forma de solucionar un problema de enfermedad ya instalado como prevenir una enfermedad, o sea la prevención.
Y en el otro extremo, también la oración puede traer la paz mundial; si suficientes personas se someten a este gran poder de Dios, al poder de la bondad y al poder de la paz que está siendo constantemente vertido en el mundo.
Cuando los individuos dan el paso audaz de la aceptación de esta gracia y cooperan con esta misericordiosa reconciliación, el milagro sucede.
Se derriban muros. Los enemigos se perdonan unos a otros.
Nuevas formas de ver y nuevos modos de ser se abren. Se presentan posibilidades frescas y se desarrollan nuevos entendimientos.
A nivel grupal también está lo que se llama la oración de intercesión para la sanidad y curación, que toma la forma de varias personas orando para la curación de otra persona, ya sea presencialmente como en forma remota.
Incluso presencialmente existe la técnica de la imposición de manos para el que requiere sanación, método que utilizan mucho los carismáticos.
¿QUÉ ES LA “SANACIÓN PROFÉTICA”?
Es orar para defendernos contra lo que puede afligirnos en el futuro (o puede estar en una etapa incipiente).
.
Es para fortalecernos. 
Cada célula puede ser defendida por el Espíritu Santo contra la injuria de los productos químicos, virus, accidentes.
.
Se trata de un campo de protección.
Es poner el cuerpo en armonía con el espíritu.
Es una forma de envolvernos.
De lo contrario, el terreno que nos rodea es caprichoso (y muy a menudo, mortal).
¿Y por qué le llamamos profética?
Porque es una predicción utilizando la inspiración divina y la fe sobrenatural, de que nos vamos a librar de la enfermedad.
Nosotros profetizamos nuestra propia salud pidiendo a Jesucristo y por intercesión de María, un santo, etc.
UNA VACUNA ESPIRITUAL
Piensa en esto, hay miles de maneras en que podemos enfermarnos: un accidente, una falla biológica en nuestro organismo, los elementos a los que nos exponemos y consumimos, el estrés, nuestro desgaste físico.
Y esto hace que sea aún más importante que oremos antes de que algo se arraigue, que lo amortigüemos nosotros mismos.
Pidamos al Espíritu Santo cada día que toque todas las partes nuestras que necesitan ser tocadas.
.
Y que nos guíe en cuanto a lo que debemos comer, cómo debemos vivir y cómo debemos protegernos ante cualquier eventualidad (especialmente las que no esperamos).
.
De esta manera podemos descansar mejor y estar asegurados.
Por la voluntad de Dios, puedes estar protegido frente a cualquier cosa.
Llámalo “medicina de oración.” Llámalo una “vacuna” espiritual.
Es en realidad orar con mucha fe y persistentemente pidiendo que el Espíritu Santo haga una profilaxis en nosotros, revise nuestro cuerpo y desarrolle su poder de sanación.

LOS PEQUEÑOS MILAGROS
Otra forma de decirlo es que debemos orar por pequeños milagros.
Un pequeño milagro es cuando el Señor interviene antes de que algo se convierta en una crisis.
.
Antes de que requiera un gran milagro en grande.
Mueve la colina antes de que sea un Everest.
Pide por la salud general y también por protección contra enfermedades importantes (artritis, diabetes).
Se específico. Se inclusivo. No mires con los ojos del mundo, que son los ojos del miedo.
ORANDO EN PROSPECTIVA
Debemos orar no en retrospectiva, sino de manera proactiva.
.
Avanzar en la fe. Cortarlo de raíz. 
No dejes que el miedo se apodere de ti. Considera la posibilidad de que Dios sea tu médico real.
Los pedidos a María, Santos y ángeles pueden ayudar en la oración.
Ora con un corazón ardiente, en contra de cualquier cosa que pueda venir de una manera negativa para estar envuelto en el poder.
Hay un poder sin fin en la oración (cuando se reemplaza la ansiedad) y hay oraciones que son asesinas del cáncer o de cualquier otra enfermedad.
Vimos hace unos años cómo un inglés llamado Cardenal Newman fue citado por la curación milagrosa de un hombre que vive en Massachusetts.
“Tirado en una cama de hospital después de la cirugía en la columna vertebral, sin poder caminar y con dolor agonizante, Jack Sullivan se apoyó en los codos y oró”, informó un periódico. 
“No al gran Dios, incognoscible, sino a una figura específica en la Iglesia Católica, muy respetada, pero mortal: el Cardenal John Henry Newman, un inglés que murió en 1890.
La curación, como Sullivan dice, fue casi inmediata Él sintió un hormigueo por todo el cuerpo y fue inundado con un calor y, tan fácil como eso, pudo volver a caminar”.
Eso es un gran milagro. Nunca lo descuentes.  
Pero, ¿cuántos milagros más de los “menores” hay (o puede haber)?
EL ESPÍRITU SANTO OPERA SOBRE NUESTRAS CÉLULAS
El Espíritu vivifica nuestras células. Él controla las moléculas.
.
Puede reordenar cualquier cosa si es la voluntad de Dios.
.
Pequeños milagros de vivificación eventualmente se convierten en uno grande.
¿Comes comida sana? ¿Haces ejercicio? Eso es todo lo bueno.
Pero podemos ir para cualquier lado tratando de seguir todos los consejos y las contradicciones que hay en ellos.
Se sencillo y mantente fuerte, piensa en todas las células y tejidos y órganos de tu cuerpo y blíndalos bajo el velo de la Santísima Virgen María.
A su vez ella se lo llevará a su Hijo, quien ve todas las células de su cuerpo en menos de un vistazo y te traerá a la armonía y la salud de los Cielos.
SE CONTAGIA
La oración, como la risa es contagiosa.
.
Tan pronto como le dices a un grupo para orar juntos, algo sucede.
.
Una nueva química se inicia dentro del grupo.
.
Incluso si sólo se hace un momento de pausa y se mantiene silencio y luego se dice una bendición corta, hay un nuevo espíritu en la habitación.
.
Algo mayor que una suma de todas las partes comienza a moverse.
Todo el mundo siente esto con la oración, incluso el ateo puede reconocer que cuando la oración está pasando allí, hay un estado de ánimo diferente, como cuando la música comienza a tocar en una habitación silenciosa.
Algo profundamente humano se lleva a cabo, que no puede ser igualado por ninguna otra experiencia humana.
Esta química misteriosa es contagiosa porque las personas que rezan comienzan a ser más abiertas a los demás.
Estos son los beneficios prácticos, humanos y naturales a la oración. 
Cuando se consideran se puede observar cómo la oración trae la paz a nivel personal e interpersonal, y con ello la sanación y la prevención.


Foros de la Virgen María