lunes, 14 de noviembre de 2016

PLENITUD DEL SER HUMANO NO ES EL HOMBRE O LA MUJER SINO LA UNIÓN DE AMBOS, DICE EXPERTO


SANTIAGO, 13 Nov. 16 / 04:14 pm (ACI).- El vicedecano de la Facultad de Teología de la Universidad San Dámaso en España, P. Juan José Pérez-Soba, explicó que la plenitud del ser humano no está solo en el hombre o solo en la mujer, sino en la unión de ambos.
El P. Pérez-Soba conversó con ACI Prensa durante su visita a la Pontificia Universidad Católica de Chile para participar del VII Congreso de la Familia y el ciclo de charlas Ágora UC con la conferencia “La lógica del amor: unidad en la diferencia”.
En el diálogo, el sacerdote destacó que en el amor que el hombre está llamado a vivir resalta “la diferencia” entre ambos como uno de sus rasgos fundamentales, lo que “significa que el amor nos hace salir de nosotros mismos porque no nos bastamos a nosotros para construir una vida plena”.
“Eso está revelado en las diferencia sexuales, es decir, la plenitud del ser humano no es el hombre o la mujer sola sino la unión de ambos”, agregó.
“No es bueno que el hombre esté solo, por consiguiente, ser acompañados en este proceso creo que es ahora el gran desafío pastoral que la Iglesia tiene que afrontar”, subrayó el P. Pérez-Soba.
El experto exhortó también a “ayudar a las personas a que no sólo vivan de las leyes” y que busquen “dar lugar a una libertad más profunda”, en medio de un contexto ideologizado como el actual.
Como Iglesia, precisa el sacerdote, se debe “ayudar a las personas a realmente construir sociedad, a ser realmente libres en la construcción de la sociedad, para que los derechos no sean exclusivamente puestos por un motivo ideológico sino por lo que realmente afecta a las personas”.
El teólogo recordó el testimonio de “los primeros cristianos, que en el Imperio Romano donde habían leyes inicuas, mostraron un modo de vida trascendente a ellas”, y afirmó que “las personas que viven el cristianismo siempre han sido minoría, pero una minoría creativa, que muestra una manera de vivir atractiva y que cuestiona a las personas”.
Dentro de los principales desafíos de los cristianos hoy el sacerdote enfatizó la misión de “generar vida y ayudar a que esa vida que todos deseamos se respete y sea reconocida en los más débiles, como son los no nacidos”.
Esto “forma parte del mensaje que nos dio Jesucristo de ser luz en el mundo”, sostuvo el P. Pérez-Soba.