martes, 15 de noviembre de 2016

¿LOS EXTRATERRESTRES ENCAJAN CON LA DOCTRINA CRISTIANA?


La creencia de que hay vida inteligente en otros planetas es mayoritaria.
Lo mismo que la creencia que seres extraterrestres han visitado de la Tierra.
Y la enorme mayoría de quienes han investigado el fenómeno Ovni creen que hay algo de verdadero.
Pero deberíamos diferenciar dos conceptos.
.
Uno es si existe vida inteligente fuera de la Tierra.
.
Y otro es si lo que llamamos fenómeno Ovnis es manifestación de esa vida inteligente fuera de la Tierra.
La Iglesia Católica no tiene opinión al respecto, pero desde el punto de vista teológico es posible aceptar la vida inteligente fuera de la Tierra.
Tampoco es imposible que Dios haya creado para ellos una forma de redención, que pudiera ser diferente a la nuestra.
De cualquier forma, hasta ahora no hay confirmación de la existencia de vida inteligente allí afuera, y es buena la apertura pero con cautela y resguardos.
Este es un material para discernir como todo lo que se publica en los Foros de la Virgen María. Las imágenes no son de verdaderos avistamientos.
¿UN CRISTIANO PUEDE CREER QUE HAY VIDA EXTRATERRESTRE?
Se trata de una cuestión a la que se puede contestar desde la teología pero no desde el Magisterio de la Iglesia.
Quien busque algún pronunciamiento formal de la Iglesia sobre la cuestión se encontrará con que no hay nada.
La existencia de vida extraterrestre no inteligente, sea elemental o compleja no tiene relevancia teológica alguna para un católico.
Desde el punto de vista que podríamos denominar teología de la creación, no hay en realidad inconvenientes en hacer hueco a otros seres inteligentes.
Recordemos el Génesis:
Día 1 de la Creación (Génesis 1:1-5). Dios creó los cielos y la tierra. “Los cielos” se refiere a todo más allá de la tierra, el espacio ultraterrestre. Él separa la luz de las tinieblas y nombra la luz “día” y las tinieblas “noche”.
Día 2 de la Creación (Génesis 1:6-8). Dios crea el cielo. El cielo forma una barrera entre el agua sobre la superficie y la humedad en el aire. En este momento la tierra tendría una atmósfera.
Día 3 de la Creación (Génesis 1:9-13). Dios creó la tierra seca. Continentes e islas están por encima del agua. Los grandes cuerpos de agua se llaman “mares” y lo seco se llama “tierra”.
Dios creó toda la vida vegetal, tanto grandes como pequeñas. Él crea esta vida para ser autosuficiente; las plantas tienen la capacidad de reproducirse.
Día 4 de la Creación (Génesis 1:14-19). Dios crea todas las estrellas y los cuerpos celestes. El movimiento de estos ayudará al hombre a registrar el tiempo.
Día 5 de la Creación (Génesis 1:20-23). Dios creó toda la vida que vive en el agua. Toda vida de todo tipo que vive en el agua se hace en este momento. Dios también crea todos los pájaros. Todos vegetarianos
Día 6 de la creación (Génesis 1:24-31). Dios crea todas las criaturas que viven en tierra firme. Esto incluye al hombre y la mujer.
Día 7 de la Creación (Génesis 2:1-3). Dios descansó.
Está claro que en la Tierra la creación abarcó los 6 días.
.
Pero en los otros planetas ¿en qué día paró la creación?
.
Si paró en el día 4 habría sólo vida vegetal.
.
Si paró en el día 5 habría vida animal pero no inteligente.
.
Y si paró en el día 6 habría vida inteligente.
El universo es muy grande, y Dios habría podido crear vida inteligente en otros lados.
La Biblia no nos dice nada al respecto porque habla de este mundo.
Las dificultades vienen con la llamada teología de la redención. 
Jesucristo – la Segunda Persona de la Trinidad – se ha encarnado, se ha hecho hombre y con su muerte ha expiado los pecados de la humanidad; y es juez y rey universal.
¿Ha podido hacer lo mismo con otra especie de seres inteligentes?
.
No es imposible.
.
Pero puede haber elegido otro camino de salvación para ellos.
.
O quizás no hayan tenido necesidad de salvación porque no se han rebelado.
Ahora vayamos al tema de los Ovnis.
¿HAY ALGO QUE SE PUDIERA LLAMAR EXTRATERRESTRES AHÍ AFUERA?
Pareciera que a partir de toda la evidencia existente hay algo ahí afuera.
Innumerables hombres y mujeres en todo el mundo, no habiendo tenido contacto entre sí, reportaron encuentros con naves extraterrestres, con alienígenas o han sido incluso ellos mismos raptados por extraterrestres en sus naves espaciales.
¿Podrían todas esas personas estar mintiendo? ¿Están todos delirando?
La evidencia parece indicar lo contrario.
Hay cuatro tipos de encuentros.
Los Encuentros de la primera clase son avistamientos de naves extraterrestres.
Los Encuentros de la segunda clase son pruebas contundentes dejadas por los ovnis.
Los Encuentros de tercera clase es establecer contacto con extraterrestres.
Y los Encuentros del cuarto tipo son los secuestros.
Estos tipos de encuentros con extraterrestres han sido reportados por miles.
Toda una industria ha crecido para dar cabida a la gran cantidad de avistamientos por gente simple sin educación hasta sofisticados médicos, abogados, oficiales militares y astronautas.
¿QUIENES SERÍAN LOS EXTRATERRESTRES?
Hay muchas teorías o hipótesis. Quizás nos olvidemos de alguna, pero estas son las más relevantes.
La teoría más extendida de los que han estudiado este fenómeno aparentemente universal que estos objetos y sus ocupantes son extraterrestres.
Es decir de otro planeta en un sistema solar dentro de nuestra galaxia o incluso fuera.
La teoría es que estas criaturas han llegado a un nivel más alto de evolución y su inteligencia es tan superior a la nuestra como nuestra inteligencia es para los gorilas.
Han desarrollado la posibilidad de viajes interplanetarios en vehículos que son capaces de desarrollar velocidades que sólo hemos fantaseado en historias de ciencia ficción.
Una teoría menos popular, pero aún planteada por algunas personas, es que estas criaturas en realidad se originan en la Tierra y provienen de bajo de ella.
Son los sobrevivientes de la primera época del mundo, que fue destruida por los desastres naturales y ahora están volviendo a aparecer para advertir a la humanidad de los inminentes cambios dramáticos de la Tierra.
Otra teoría dice que son en realidad de nuestro propio sistema solar.
La historia que se cuenta que hay un planeta gemelo “de la Tierra”, que está ubicado perfectamente al lado opuesto a la Tierra en el otro lado del sol y por lo tanto no es detectable.
El viaje interdimensional es otra teoría.
Esta teoría afirma que estas criaturas vienen de otra dimensión, un universo paralelo por así decirlo.
La que en realidad ocupa el mismo espacio que nosotros, pero está en otra dimensión invisible y con la cual somos incapaces de comunicarnos o incluso saber de su existencia real.
También existe la teoría de que éstos son viajeros en el tiempo de nuestro propio futuro.
De acuerdo con esta teoría nuestros futuros ancestros han vuelto a nuestro tiempo para investigar sus orígenes y eventualmente a ayudarnos. 
Y otra teoría es que en realidad son demonios.
Estamos rodeados de millones de seres poderosos que son puramente espirituales y que son buenos y malos.
Llamamos a estos seres, ángeles o demonios, dependiendo de qué lado de la valla eterna estemos hablando.
Ellos nos rodean. Ellos están en el aire, el cielo, la tierra.
Existen en otro plano de la existencia del que nos encontramos, sin embargo, están en constante contacto con este mundo.
Tienen poderes más allá de nuestra comprensión y pueden presentarse como cosas que no son.
Así en los tiempos antiguos, demonios se aparecieron a los hombres como dioses exigiéndoles su culto y sacrificios.
Esto se hizo en un esfuerzo para conducir a los hombres al miedo y lejos de la luz de la verdad.
Esclavizando a millones de seres humanos, llevado a cabo maravillas para convencerlos de su divinidad.
De hecho, cada una de estas teorías que hemos mencionado cae en el vacío.
Increíblemente, con todas las observaciones y experiencias de millones de personas no hay absolutamente ninguna evidencia sólida que indique que estos seres y las luces que producen en el cielo provienen de otro planeta, otra dimensión, otro tiempo o de una civilización perdida del pasado, o son demonios.
DESDE EL PUNTO DE VISTA CATÓLICO ¿PODRÍAN CRIATURAS RACIONALES EXISTIR EN OTROS PLANETAS?
La respuesta a la pregunta anterior es sí.
No hay ninguna razón desde el punto de vista católico romano por la que tengamos que rechazar la posibilidad de la existencia de criaturas más o menos como nosotros en otras partes del universo.
Pero dentro de ciertos parámetros.
Por ejemplo, hay que otorgar crédito al hecho de que tengan almas y también están hechos a imagen y semejanza de Dios, tal como nosotros.
Por lo tanto, ellos pueden estar sólo en uno de dos estados de existencia. O bien son caídos o no caídos.
Siendo criaturas racionales hechas a imagen y semejanza de Dios, ellos también tendrían que haber tenido la posibilidad de elegir entre abrazar el Único Dios Verdadero o el dios de sí mismo.
Si eligieron a Dios habrían permanecido como no caídos y nunca habrían sufrido el terrible giro de su naturaleza que trae el pecado original.
Y en cuyo caso hay algunos que piensan que es más que probable que no tendrían ningún deseo o necesidad de ir más allá de sus propias fronteras.
Serían los soberanos de su propio mundo y estarían contentos con ellos mismos.
Estos humanos (en cualquiera de sus formas) no tendrían necesidad de explorar el universo.
No necesitarían la gracia redentora de Cristo para liberarlos de la esclavitud del demonio.
Ellos serían esencialmente lo que habríamos sido si no hubiéramos caído.
Estos seres no estarían en contacto con nosotros, a menos que por alguna razón el mismo Dios los enviara a nosotros como una gracia o con una misión.
Si esto llegara a suceder no sería secreto y se presentarían de forma visible y sin sigilo o subterfugio en algún momento. 
Si hay otros “ahí fuera” y tienen una naturaleza caída entonces debemos ser muy cuidadosos.
Ellos estarían bajo la influencia del diablo y no tendrían la gracia de Cristo, para conducirlos a la virtud por la cual Dios originalmente los hizo.
A menos que Jesús en su cuerpo resucitado se apareciera a miríadas de seres humanos en todo el universo para otorgarles los efectos de su salvación directamente, entonces, estas criaturas estarían bajo el completo dominio de satanás y sería muy peligroso.
LA OPINIÓN DE MONSEÑOR BALDUCCI
Monseñor Corrado Balducci, miembro de la Curia Vaticana y fallecido en el 2008, hizo una declaración en un congreso de Ovnis en el 2006.
Declaró abiertamente, que debido a la expectación mundial del fenómeno OVNI, decidió investigar todo lo relacionado a este fenómeno, y llegó a las siguientes conclusiones:
Confirma la existencia de vida extraterrestre, al tener tantos registros en la historia de encuentros con objetos voladores desconocidos, en épocas que no se conocía siquiera la forma de poder usar el aire como medio de transporte.
Y al ver un comportamiento inteligente en artefactos no creados por nuestra civilización.
Por lo tanto, la única respuesta coherente es que alguien más ha creado estos artefactos y los controla si bien a distancia o dentro de los mismos.
Balducci declara que no le interesa la confirmación de la comunidad científica, ya que el fenómeno Ovni al ser de origen distinto a nuestro entorno ordinario, no ha podido ser controlado por nosotros y como consecuencia aún no hay bases para continuar con métodos científicos las investigaciones.
Balducci confirma que definitivamente hay seres superiores a nosotros en cuestión de espiritualidad y de tecnología.
El hecho de que haya seres procedentes de otros lugares del Universo visitando continuamente nuestro Planeta deja claro que dichos seres han superado momentos difíciles en su historia.
Y que esto les ha dado la oportunidad de cambiar y comprender aún más la mecánica del Universo.
La crítica más severa no puede negar ni desacreditar del todo la presencia de los Ovnis, ya que actualmente al haber tanta divulgación a nivel mundial de hechos tan relacionados entre sí, algo debe de haber de cierto.
El error según Corrado Balducci, es negar la existencia de los platos voladores ante las evidencias de Ovnis actuales.
No podemos cerrarnos a todo lo que se nos muestra con tal claridad, ya que perderíamos el valor del testimonio humano.
Confirma que el pensar que estamos solos en el Universo es una actitud de ignorancia por parte nuestra.
En el Universo hay millones de Galaxias, es imposible que ante tal número no se haya dado en algún otro lugar del Universo las condiciones adecuadas para que se genere vida.
No esperemos que la ciencia lo diga o confirme. Tenemos que empezar a entender que el Universo es demasiado grande para pensar que estamos solos.
La tecnología actual solo nos deja ver lo que hay a grandes rasgos alrededor nuestro y no podemos ver detalles de lo que ocurre internamente en cada lugar del Cosmos.
Según su teoría Balducci confirma que como también existen seres superiores en la misma proporción hay seres inferiores a nosotros.
Monseñor Corrado Balducci pide a los sacerdotes que estén abiertos a la postura actual de la Iglesia a la posibilidad de vida extraterrestre.
No necesariamente por el hecho que la Biblia no habla de vida extraterrestre quiere decir que estamos solos en el Universo.
La Biblia no habla que exista vida extraterrestre pero tampoco que no exista, simplemente fue escrita para fines más estrictos de reflexión para entender valores y principios.
Recomendamos ver estos videos en que Monseñor Balducci detalla su posición:

OTROS CATÓLICOS RELEVANTES QUE HABLARON DEL TEMA
Nicolás de Cusa (1401-1464). Filósofo y científico, este cardenal fue enviado a Constantinopla para unificar las iglesias de Oriente y Occidente.
Considerado precursor de Copérnico y Kepler, su cosmología es un anticipo de los avances del Renacimiento y la ciencia moderna.
Respecto a otros mundos habitados, asegura en su obra La docta ignorancia: “No existe ninguna estrella de la cual estemos autorizados a excluir la existencia de seres, aunque sean totalmente distintos a nosotros”.
Angelo Secchi (1818-1878). Jesuita, astrónomo y director del Observatorio del Colegio Romano en la Ciudad del Vaticano, elaboró el primer sistema de clasificación de las estrellas según su análisis espectral.
En lo que a la vida extraterrestre se refiere, se expresó en estos términos: “Es absurdo considerar los mundos que nos rodean como enormes desiertos inhabitados y buscar el significado de nuestro Universo en nuestro pequeño mundo habitado”.
Jacques-Marie Monsabré (1827-1907). Religioso dominico francés, fue apreciado sobre todo por el sólido contenido de sus sermones.
A este coloso del púlpito debe Corrado Balducci uno de sus argumentos, pues Montsabré fue basándose también en la citada frase del poeta el primero en considerar verosímil la existencia de seres distintos a los ángeles y a los humanos Lucrecio: “La Naturaleza no da saltos”.
Andrea Beltrami (1870-1897). Místico salesiano, este sacerdote italiano destacó por su piedad, su amor a Cristo y a la Eucaristía y su admirable forma de sobrellevar la desgraciada enfermedad que le aquejó de por vida.
Se sabe que solía rezar mucho por los posibles habitantes de otros planetas.
Padre Pío de Pieltrecina (1887-1968). Canonizado en 2002 por Juan Pablo II.
En cierta ocasión uno de sus seguidores le preguntó “Padre, dicen que en otros planetas hay criaturas de Dios”.
A lo que el Padre Pío respondió: “¿Acaso preferirías que no fuera así, que la omnipotencia de Dios se limitase al pequeño planeta Tierra? ¿Preferirías que no hubiera otras criaturas que amaran al Señor?”.
Otra vez alguien le planteó: “Padre he pensado que la Tierra no es nada frente a las otras estrellas y planetas”.
Y su respuesta fue: “¡Sí, y nosotros salidos de la Tierra no somos nada! Seguramente el Señor no habrá restringido su gloria a este pequeño planeta. En otros habrá otros seres que no habrán pecado como nosotros” (Cosí parló Padre Pío. Don Nello Castello. Vicenza, 1974).
William Vorilong (1390-1463) teólogo francés. Propuso: “Dios pudo crear otros mundos habitados”.
Pero desestimó que Jesús viajase a rescatar a sus habitantes ya que “no sería apropiado para Él ir a otro mundo para morir otra vez”.
Tommaso Campanella (1568-1634). Teólogo y astrónomo perseguido por la Inquisición y defensor de Galileo Galilei, pensaba que, si bien las estrellas estaban habitadas, “éstas no estarían infectadas por el pecado de Adán ni necesitarían de la redención del Señor, a menos que hayan cometido algún otro pecado”.
José Gabriel Funes. Astrónomo cordobés que dirige el Observatorio del Vaticano.
En una entrevista titulada “El extraterrestre es mi hermano”, publicada por “L’Osservatore Romano”, Funes explicó que para él no había ninguna incompatibilidad entre sus creencias y la posible existencia de seres inteligentes en otras partes del universo.
“No podemos poner límites a la libertad creadora de Dios.
Dios se encarnó en Jesucristo en este mundo para redimir a los hombres con el sacrificio de su Hijo. La encarnación es un hecho único e irrepetible.
Esos seres inteligentes podrían haber elegido amar a Dios. Podrían no necesitar de la redención”, explicó el sacerdote, enrolado en la Compañía de Jesús.
La raza humana, asegura Funes, podría ser “la oveja perdida”, por cuyos pecados puso en aprietos al Creador, obligándolo a enviar a su primogénito a sufrir tormentos inenarrables “para salvar a la humanidad”.

POSICIONES DE OTROS GRUPOS QUE SE DICEN CRISTIANOS
Ellen G. White (1827-1915), la profeta de La Iglesia Adventista del Séptimo Día, vivía asaltada por visiones místicas.
En una de ellas vio a seres vivos en los planetas Júpiter y Saturno “donde no había entrado el pecado”.
Más tarde, adoptó las ideas de un astrónomo aficionado, quien postulaba que en su Segunda Venida Jesús aparecería desde la nebulosa de Orión.
Que “Viajó de estrella a estrella, de mundo a mundo, supervisándolo todo”, escribió White.
La Tierra era el único planeta del universo poblado por pecadores.
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones) creen en un Cristo alienígena.
Para su profeta fundador, Joseph Smith (1805-1844), la Tierra había sido creada cerca de un planeta o estrella llamado Kólob en un periodo de 6.000 años (en Kólob, sólo 6 días).
Ellos creen que en Kólob está el trono de Dios.
Según el Libro de Abraham, tras la caída de Adán nuestro planeta fue arrojado a su actual Sistema Solar.
Según los mormones, en el final de los tiempos la Tierra será arrebatada y enviada a su órbita original, cerca de Kólob, que es el planeta “más cercano al trono de Dios” y por tanto de Jesús.
¿DEMONIOS O NO DEMONIOS?
En definitiva pareciera que la mayoría de la opinión católica es que podría haber vida inteligente en otros planetas.
Y que podría estar llegando a la Tierra en estos momentos a través de los Ovnis que se avistan.
Pero hay otros que sostienen que lo que se avistan son demonios.
¿En que se basan para opinar esto?
La primera cosa que destacan quienes creen que son demonios son sus frutos.
Dicen que centrarse en los ovnis y sus ocupantes nos distrae del esfuerzo en la unión con Dios y la salvación de nuestras almas.
Los que se obsesionan con la idea de los extraterrestres están tan centrados en esta idea sensacional que difícilmente pueden pensar en otra cosa.
Otro argumento es que la actividad demoníaca de estos seres extraños inspira terror y miedo dentro de los que han tenido contacto con ellos.
Describen una sensación de terror similar a la de un animal enjaulado o arrinconado; tan primario, de hecho, que es muy difícil para ellos describir el pánico y la desesperación que sienten.
Los demonios se alimentan de nuestras emociones negativas y por lo tanto es su modus operandi inspirar tanta cantidad de emociones negativas como pueden en sus víctimas.
Si se leen los reportes de secuestros, se encontrará que muchas veces los recuerdos de estos secuestros son enterrados tan profundamente dentro del subconsciente de las víctimas que se necesita la hipnosis para traerlos de vuelta a su mente consciente.
La experiencia cuando se revive causa a la víctima el mismo terror que sintió originalmente.
Los secuestrados a menudo sufren desórdenes alimenticios que nuestros médicos no han visto ni tienen alguna idea de cómo tratarlos o curarlos.
A menudo tienen rasguños en sus cuerpos que no cicatrizan (otra similitud con aquellos que tienen encuentros con lo demoníaco).
Cuando un llamado alienígena entra en una habitación para secuestrar a alguien, las cosas en la habitación comienzan a moverse por sí mismas.
La persona queda paralizada y no puede moverse o incluso llamar por el miedo.
Cuando son llevados a su “nave extraterrestre” se dan cuenta de que están impotentes, ya que estas criaturas comienzan a experimentar sobre ellos.
Todo está calculado para inspirar miedo y terror.
Y para complementarlo hay un caso verdadero de un hombre en Brasil que dice que fue secuestrado cerca de un lugar donde los OVNIS son vistos con frecuencia.
Recuerda haber visto el platillo y haber sido llevado a él.
Se encontró tendido sobre una mesa. Fue capaz, con gran esfuerzo, de meter la mano en el bolsillo.
.
Encontró su rosario y lo sacó y empezó a rezar en voz alta el Ave María.
.
En ese momento, los alienígenas lo miraron con rabia y dijeron: “Ahora has estropeado todo”.
En cuestión de segundos se encontraba fuera de la nave, a cerca de 1600 kilómetros de su casa.
Este hombre sólo necesitó rezar el rosario con  fe y los llamados extraterrestres no pudieron soportarlo.
Parecía doloroso para ellos.
Si fueran meros seres extraterrestres de otro planeta ¿por qué rezar el rosario “estropeó” sus planes?
Esta reacción de los “alienígenas” es un ejemplo de cuán similares son las experiencias de aquellos que se encuentran con lo diabólico.
Por lo tanto, su aparentemente completa falta de religión y referencia a Dios, así como el rechazo al Rosario indicaría que hay que acercarse a ellos como criaturas poseídas e instrumentos del diablo.
Un buen consejo sería que si alguna vez tienes un encuentro con estas criaturas, hazte la señal de la cruz y  di los nombres de Jesús y María en repetidas ocasiones.
Si son demonios esto los llevará lejos y te dejarán en paz.
El material de este artículo es para discernir
Fuentes:
Foros de la Virgen María