miércoles, 16 de noviembre de 2016

CASTILLO SOBRE ELEFANTE, SOLDADO HIRIÉNDOLE EN EL VIENTRE


Esta noche estoy triste. Hay una persona a la que conozco desde hace muchos años. Esta semana se enfadó conmigo muchísimo por la cosa más tonta del mundo. Se puso muy nerviosa y actuó de un modo sorprendente. Pensé que ese mismo día, un par de horas después, me llamaría para excusarse, pero no.

Me da pena, porque, aunque nunca ha habido realmente amistad, sí que nos conocíamos hace muchísimo tiempo. Ahora sé que algo se ha roto de forma definitiva e irrecomponible. Y lo lamento mucho.

No deja de sorprenderme que en cualquier momento, por cualquier tontería, sin ningún aviso, cualquier cosa puede romperse, cualquier situación pacífica puede entrar de golpe en una situación de no retorno, cualquier situación amigable puede acabar, así, de golpe. 

P. FORTEA