lunes, 5 de enero de 2009

CARTA DE AGRADECIMIENTO

Buenos Aires, Argentina.

Hno. José.

Tengo el agrado de dirigirme a usted, para saludarlo cariñosamente, deseando le conceda Dios, una buena salud y el estado de ánimo con el que usted reconforta a tanta gente que necesita de su invalorable apoyo incondicional y totalmente desinteresado.

El motivo de la presente es para manifestarle mi infinito agradecimiento por su apoyo total, que dio usted a mi familia en los momentos en que más necesitaba, así mismo a mi hermano Cesar, lastimosamente desaparecido y Dios quiera lo tenga ya a su lado.

Es realmente digno de destacar la devoción y el empeño mostrado de su parte para aliviar el sufrimiento de los demás, y pido a Dios le pague con creces estas acciones invalorables que perdurarán en el corazón de nuestros familiares y amigos.

Reciba usted los saludos de mi esposa e hijo que me acompañan en este país; me despido con un fuerte abrazo y que Dios y la Virgen María siempre lo acompañen.

Atte. Manuel Hilario Pasapera.

Nota: Disculpe usted la sencillez de la presente, pero de contenido sincero y de todo corazón.