miércoles, 4 de noviembre de 2009

CARTA DE UN PASTOR QUE ME ESCRIBIÓ ACERCA DE SUS FRACASOS


PRIMERA PARTE

Apreciado hermano pastor:
Con gran atención y mucha preocupación he leído las líneas que me escribió recientemente. He podido descubrir a través de ellas el corazón de un pastor que se siente inútil, frustrado, fracasado y solo. A medida que leía, un intenso deseo de tenerle frente a mí, para abrazarlo con todas mis fuerzas, interrumpía parcialmente mi lectura. Fue así como después de haber leído varias veces su carta, sin poder satisfacer mi profundo deseo, no pude hacer menos que escribirle, y esto, no sin muchas dubitaciones. Al hacerlo, se van con estas líneas pedazos de mi corazón. Y es que no sé, realmente, si le escribo a usted o a mí mismo. He percibido tanta similitud entre el contenido de sus confesiones y el de aquellas que yo nunca me he atrevido a manifestar, que me he arrodillado a orar pidiéndole a Dios el poder ser tan valiente como usted. Y sin embargo, me pide usted consejos. ¡Qué situación tan conflictiva!

Por eso, resultaría deshonesto de mi parte no confesarle que su carta pudo haber sido firmada por mi propio puño y letra y que no sé si escogió usted a la persona adecuada para que le consolara. Sin embargo, debido a la profunda crisis espiritual, vocacional, o qué sé yo cuál sea su naturaleza, que manifiesta abierta y sinceramente en su carta, he decidido finalmente responderle. Al hacerlo he orado para que el Señor me dé una palabra proveniente de Su corazón, y creo tenerla a través del testimonio de un hombre cuya historia se registra en el Antiguo Testamento.

¿Recuerda usted la vida de Giezi? ¿Recuerda ese nombre? En el segundo libro de los Reyes, en los capítulos 4 y 8, puede encontrar lo que le mencionaré a continuación, y le pido, que al terminar de leer esta carta, los lea usted mismo y los analice detenidamente.

Ser siervos del Señor, hermano, reviste por necesidad la posesión de cualidades que apunten hacia el cumplimiento de los objetivos divinos. Carecer de dichas cualidades produce severas pérdidas en el desarrollo del Reino de Dios aquí en la tierra. Y es eso mismo lo que creo percibir en las palabras que me escribió. Se ha expresado usted así: A veces siento que no poseo las cualidades naturales de un siervo de Cristo; he orado muchas veces por eso y creo que nunca las poseeré.

Y yo aprovecho el testimonio de Giezi para responderle. A mi modo de ver, él tampoco poseía esas cualidades, y creo que también pudo haber escrito una carta como la que usted me envió. Él sería un buen candidato para unirse a nuestro grupo. Por eso, quiero comenzar a recordarle su historia.

Estoy de acuerdo con lo que usted me escribió: La sensibilidad la sensibilidad humana y espiritual tiene que ser vivificada en mí, pues a veces siento que soy sumamente impasible e indiferente. ¡Con cuánta urgencia necesito ser sensible a los deseos de Dios y a las necesidades de los hombres!”.

Y esa era precisamente una de las debilidades más notorias en el ministerio de Giezi. Recuerdo, por ejemplo, el caso de aquella mujer que estaba experimentando un profundo dolor en su corazón: la muerte prematura de su único hijo.
La Biblia menciona detalladamente el hecho de que al ver a su hijo muerto, ella corrió desesperadamente hacia el encuentro del hombre a quien consideraba la única persona capaz de ayudarla. Ese era el profeta Eliseo, a quien Giezi servía.

Personas desesperadas, con urgentes necesidades, angustiadas, y llenas de amargura corren cada día hacia el Señor. Sus derechos son legítimos, sus dolores son reales y, al mismo tiempo y en cierta forma, la llave que abre el corazón de Dios. Sus sufrimientos tocan al Señor en lo más profundo de Su corazón. Pero muchas veces nosotros los líderes, los servidores de Cristo, los pastores, debido a nuestra insensibilidad, no podemos comprender a los atribulados y angustiados, ni saber lo que sienten y experimentan los que sufren. No nos conmueven sus dolores, ni llama la atención a nuestro sentido de la urgencia y de la acción el grito desesperado que brota de sus entrañas.

Esta mujer se aferró a los pies de Eliseo, y Giezi, torpemente, insensiblemente, trató de quitarla de allí.
La Biblia lo declara con las siguientes palabras: Y se acercó Giezi para quitarla. (2 Reyes 4:27)

A los pies de Eliseo ella se sentía segura, a los pies de ese hombre ella encontraba alivio para su mal y consuelo para su aflicción. Debido a su problema había viajado sobre un animal de carga, andando sin detenerse en el camino; y fue cansada y fatigada como llegó ante la presencia de aquel que la podía ayudar. Y entonces, hermano pastor, Giezi trató de impedir lo que ella tanto anhelaba.Y pienso ahora en las oportunidades en que por una torpeza de mi parte, debido a la insensibilidad de mi corazón, alguien ha sido apartado del Señor, cuando no he sentido en mi propio corazón el dolor que hay en el corazón de los que sufren, cuando no solamente soy insensible, sino, además, cuando actúo con dureza contra aquel que sufre. ¿Cuántas personas han estado delante de mí, con un puñal atravesándoles el corazón, mientras que yo hablaba con ellas sin sentir que estaban muriendo delante de mí? ¿Cuántas personas han corrido a la Iglesia, buscando el bálsamo que sane sus heridas, mientras yo, siendo insensible y duro de corazón, les he impedido permanecer a los pies del Señor?

Al igual que usted, amado pastor, yo también he llegado a sentir lo mismo. Por eso puedo comprender perfectamente lo que usted me escribió: La sensibilidad la sensibilidad humana y espiritual tiene que ser vivificada en mí, pues a veces siento que soy sumamente impasible e indiferente. ¡Con cuánta urgencia necesito ser sensible a los deseos de Dios y a las necesidades de los hombres!”.

Sé que eso no se puede lograr simplemente por medio de estudios, ni de discusiones en cátedras teológicas, ni en sesiones donde discutan renombrados académicos y literatos. Sólo Dios puede dar a Sus siervos un corazón sensible, compasivo y tierno. Un corazón capacitado para sentir lo que otras personas sienten y no sólo para sentir lo que debe decirles y enseñarles. Un corazón que pueda llorar con el que llora, sufrir con el que sufre, y no sólo un corazón lleno de palabras huecas que intente enseñarle al angustiado el camino para salir del valle del dolor. Por eso, le recomiendo que se arrodille delante de Él y le pida que le perdone y le llene de Su compasión. Sólo así podrá usted experimentar en su propia vida lo que siente alguien cuando está bajo el poder de la amargura y de la angustia.

Seguiré en la Segunda Parte con la respuesta de mi corazón.

SEGUNDA PARTE

Amado Pastor Continuo con la Segunda Parte de mi Respuesta.
Pero además, me escribe usted amado pastor, acerca del poco poder espiritual que experimenta y de lo débil e incapaz que siente algunas veces.

Siento que hay tanta gente que espera cosas de mí, y son muchas las veces que no los puedo satisfacer siento que no tengo el poder espiritual para socorrerlos.

Y al leer esto vuelvo a detener la lectura para pensar en la vida de Giezi. ¿Recuerda a este hombre recibiendo aquel delicado y urgente encargo de parte de Eliseo: tomar el báculo del profeta y ponerlo sobre el rostro de un niño muerto con la intención, lógicamente, de que este reviviera? Sin embargo, notamos a un Giezi incapaz que, frustrado, se devuelve hacia su señor para decirle con cierto aire de derrota: El niño no despierta. (2 Reyes 4:31).

En otras palabras, No pude hacer lo que tú esperabas que yo hiciera”, o: Sé que debí haberle resucitado, pues sino tú no me hubieras enviado para tal fin, pero lamento decirte que no pude representarte dignamente. ¡Cuántas veces nos falta el mismo poder! ¡Cuántas veces hemos repetido las mismas palabras!

Sé que muchas personas no están de acuerdo conmigo al respecto y expresan muchos reproches contra esta última exclamación, pero también sé que ellos no podrán engañar a Dios. No importa cuán poderoso se sea, siempre habrá momentos cuando no podemos hacer nada. Todo depende de Dios, no de nosotros.

Por eso, créame que le entiendo perfectamente cuando expresa: Siento que hay tanta gente que espera cosas de mí, y la mayoría de las veces no los puedo satisfacer siento que no tengo el poder espiritual para socorrerlos.

Por eso debe usted siempre recordar que servir al Señor debe llevarnos a postrarnos delante de Él y pedirle que nos llene de Su unción para poder servirle con efectividad.

Pero además, me escribe usted unas palabras que me entristecen: Siento que el Señor me ha desechado. Creo que Él considera que ya no puedo servirle en el altar”.

Quizás sea por eso que considero la historia de Giezi tan apropiada para ser leída por cada ministro que se encuentra en la situación que se encuentra usted ahora. Es por eso que he decidido contestarle utilizando las vivencias de este casi desconocido hombre de Dios. Quisiera recordarle el siguiente hecho: cuando Eliseo escuchó el informe negativo entregado por Giezi, fue hasta la casa donde estaba el niño muerto. Luego se dirigió hacia su cama e hizo algo que todo ministro del Señor debe considerar cuidadosamente: Cerró la puerta tras ambos. (2 Reyes 4:33).

Es decir, dejó a Giezi afuera. Por alguna razón no consideró conveniente que su siervo estuviera junto a él mientras ministraba al niño muerto; no permitió que estuviera a su lado mientras, por medio de sus dones proféticos y salutíferos, vería descender la luz de la gloria divina sobre la habitación donde se encontraba. ¿Se imagina usted ese cuadro? ¡Cuán glorioso debe haber sido!

Un hombre ungido por Dios realizando una serie de actos que, a los ojos de cualquiera que no comprendiera los designios divinos no serían otra cosa que una suerte de ritos mágicos. Y, sin embargo, para nosotros los que creemos en Su nombre, era la sublime manifestación de la gloria de Dios descendiendo sobre los hombres. ¡Y Eliseo decidió dejar a su siervo afuera!

¿Ha pensado usted, amado pastor, lo que sintió Giezi en ese momento? Déjeme expresarle lo que pienso yo: creo que sintió exactamente lo mismo que usted está sintiendo ahora. Eso fue lo que sintió. Eso fue lo que experimentó. Se sintió desechado, desestimado, con poco valor.

¡Qué diferente es, por ejemplo, el caso cuando Elías y su siervo Eliseo pasaron el Jordán!, ¿Recuerda? En esa oportunidad el profeta Elías golpeó las aguas del río con su manto en presencia de su siervo Eliseo y este vio una demostración del obrar de Dios a través de su señor. Pero Giezi no estaba en condiciones de ver actuar a Eliseo. No reunía las condiciones para servirle en un caso como ese. Y me pregunto: ¿Cuántas veces el Señor, a causa de nuestra incapacidad, debe dejarnos afuera? Siento profunda tristeza sólo al pensar que algún día el Señor me diga: Hoy no puedes entrar conmigo; y que yo le respondiera: Señor, pero ese es mi oficio, servirte para que Tú hagas Tu obra, y que por toda contestación escuche: , pero no estás en condiciones de estar en este altar. Sería un día muy triste para mí. Y esa tristeza que me embarga se debe, amado hermano pastor, a que ya lo he experimentado y sé de qué se trata. Por eso comprendo lo que se siente al decir lo que usted me dijo: Siento que el Señor me ha desechado. Creo que Él considera que ya no puedo servirle en el altar.

Además, me escribe usted acerca de algunos problemas que está enfrentando debido a ciertas confusiones doctrinales que han surgido en su congregación; me explica que como consecuencia de todo esto han surgido divisiones y pérdidas dentro de ella. Bueno, según parece, no es tanto usted el confundido como la Iglesia que pastorea, pero, a final de cuentas, usted es el responsable de ella. Me dice que todo comenzó cuando un grupo de hermanos de su Iglesia se reunió para estudiar los escritos de cierto hermano que predicaba doctrinas muy renovadas y ungidas. Y usted no le prestó mucha atención a ese hecho.

Cuando traté de hacer algo ya era demasiado tarde, muchos hermanos estaban intoxicados.

Esto último no me extraña. Es cosa común desde tiempos antiguos. Lo que sucede es que este problema parece que se multiplica aceleradamente en estos últimos tiempos.

En una oportunidad Eliseo le dijo a Giezi que preparara alimentos en una olla grande para los hijos de los profetas. Pero ocurrió que alguien salió al campo y encontró unas especies de calabazas silvestres que eran venenosas y las rebanó en la olla pues no sabía lo que eran. Ahora bien, hermano pastor, la responsabilidad de la preparación de esa comida recaía sobre el siervo de Eliseo. Esta responsabilidad incluía, entre otras cosas: la selección del menú, los elementos que formarían parte de él, las personas que trabajarían en el proceso de preparación de los alimentos, el tiempo que duraría el mismo, el cuidado de su elaboración y la supervisión general de la obra.

Quizás haya sido porque le pareció algo simple, sencillo y rutinario, que Giezi descuidó algunos aspectos del proceso de elaboración del alimento; pero llama la atención el hecho de que su actitud se asemeja mucho a la asumida por muchos de nosotros (pastores, maestros y otros líderes de la Iglesia de Cristo) al descuidar algo tan neurálgico y sagrado como lo es la alimentación espiritual de los creyentes bajo nuestra responsabilidad. Una de nuestras tareas básicas es supervisar y tener cuidado de la preparación del alimento de las ovejas del Señor. Si descuidamos esto todos sufriremos grandes pérdidas. Y creo que eso es lo que le está sucediendo a usted: descuido la alimentación espiritual de las personas puestas bajo su responsabilidad.

Terminare mi larga Respuesta en la próxima entrega.

TERCERA PARTE

Amado Pastor,
Por último, y aunque usted no me escribió nada sobre esto, quisiera mencionarle alguna otra situación en la que se vio envuelto Giezi como producto de sus debilidades anteriores y que creo, sin querer ofenderle por eso, que usted también la está viviendo. Tiene que ver con la pérdida de la confianza en la providencia de Dios.

El Diccionario de la Lengua Española define la palabra providencia como: Disposición anticipada o prevención que mira o conduce al logro de un fin. Aplicando esto a la acción divina, podríamos establecer que: La Providencia de Dios tiene que ver con todo aquello que el Señor ha dispuesto desde la eternidad, anticipadamente, a fin de que todos sus deseos se cumplan perfectamente. O como lo expresa la Confesión De Fe De Westminster: Dios, el gran Creador de todas las cosas, sostiene, dirige, dispone y gobierna a todas las criaturas, acciones y cosas, desde la más grande hasta la más pequeña, por Su más sabia y santa providencia…”. Pero aunque todo esto es una gran verdad, hermano, sucede que muchas veces, como siervos del Señor, no podemos realizar bien Su obra pues no confiamos en que Él tiene pleno control y autoridad sobre Su creación.

Examinemos el caso de Giezi: un hombre le llevó a Eliseo veinte panes de cebada.
Este encargó a su siervo que los repartiera entre los hijos de los profetas, que eran cien hombres. Ahora bien, Giezi, que acababa de ver cómo Eliseo había realizado un extraordinario milagro, no fue capaz de creer que Dios también podía multiplicar el pan y satisfacer su necesidad material. Fue necesario que se escuchara la voz de Eliseo: Da a la gente para que coma, porque así ha dicho El Señor: Comerán y sobrará. (2 Reyes 4:43).

Así también es necesario que nosotros los pastores creamos que el Señor suplirá para todas nuestras necesidades, para nuestras familias, para nuestros ministerios, para nuestras necesidades personales. Si no tenemos la capacidad de comprender y confiar en la providencia de Dios, serán muy pocas las cosas que podremos conquistar y obtener. Y eso, amado pastor, es lo que deseo que usted considere seriamente. Usted debe confiar plenamente en el hecho de que el Señor es su Pastor, y que nada le faltará. Que a pesar de las muchas fallas y necesidades espirituales que tiene en estos momentos, Él es fiel para suplir todo aquello que le haga falta. Que a pesar de sus errores y fracasos, Él desea socorrerlo y ayudarlo. Qué Él no suple sus necesidades porque usted tenga un buen comportamiento. No depende de usted. En realidad, no puede hacer nada para merecer la bendición de Dios. Él lo bendice porque es amor, lo bendice por Su gracia y por Su misericordia. No por los méritos que usted crea poseer.

Percibo, y siento una cierta seguridad al respecto, que el Señor está tratando de hacer algo en y a través de su ministerio, pero usted no se ha dado cuenta de ello. Generalmente, cuando atravesamos estas situaciones difíciles, es porque el Señor, que nos ha llamado a Su servicio, desea perfeccionarnos. No se trata simplemente de que tengamos debilidades y fallas, sino de algo más importante aún: que el Señor nos está perfeccionando para encomendarnos responsabilidades más grandes y delicadas. Usted tal vez me objete diciendo: Eso no tiene sentido. No tiene sentido llamar a alguien imperfecto, que ha demostrado abiertamente su incapacidad, para que realice tareas superiores a aquellas en las cuales ha fallado. Y yo le respondería que no solamente no tiene sentido, sino que tampoco tiene explicación. Por eso no gastaré muchas líneas tratando de explicarle mi razonamiento. Muchas veces también yo me he preguntado porqué el Señor me escogió para una labor tan sagrada, como la de ser pastor de Su rebaño, teniendo tantas imperfecciones, y no he podido obtener una respuesta apropiada. Sin embargo, al mirar detenidamente a Giezi algunas cosas comienzan a cobrar sentido para mí.

En realidad, humanamente no hay explicación para el hecho de que Eliseo, un hombre tan lleno de fe, pudiera haber escogido a Giezi como su siervo. Era más un obstáculo que una ayuda, era más un problema que un aporte a la solución de sus necesidades como profeta. Solamente pensar en el extraordinario amor de Dios puede resolver toda nuestra duda. La ausencia, en la vida de Giezi, de cualidades tan importantes como la sensibilidad espiritual y la sensibilidad humana, el poder y la capacidad espiritual, la profunda e íntima comunión con el Señor, el discernimiento espiritual y la fe y confianza en Dios para creer que Él es nuestro sustento en medio del servicio que le rindamos, es decir, la completa seguridad de que Él se encarga de todas nuestras necesidades, trajo como consecuencia la manifestación de cualidades antitéticas.

Es por todos conocidos el incidente en el cual Giezi se llenó de avaricia y mintió para obtener ciertos bienes materiales de manos de un General del ejército del rey de Siria llamado Naamán. Y esto también debe hacernos reflexionar a los siervos del Señor: ¿Existe en nosotros un afán desmedido por la posesión de bienes materiales y riquezas? ¿Hemos caído en el desenfreno actual de considerar la posesión de bienes materiales como indicador de nuestra espiritualidad? ¿Pensamos que el no hacer énfasis en este aspecto es una especie de tontería que caracteriza a ciertos obreros cristianos? ¿Estamos sintiendo una fuerte inclinación hacia la satisfacción de deseos lujuriosos y sensuales? ¿Sentimos que la plataforma de nuestra integridad está a punto de derribarse?

A pesar de cualquier respuesta personal a cada una de estas preguntas, apreciado hermano pastor, lo cierto del caso es que podemos establecer una correlación entre las cualidades mencionadas anteriormente y la corrupción moral y espiritual en cualquiera de sus manifestaciones. Y en este punto quiero caminar con mucho cuidado al escribirle, pues no quiero que me malentienda. Esa correlación de la cual le hablo es inversamente proporcional: mientras menor sea el grado de manifestación de las cualidades esenciales del ministro cristiano, mayor lo será el de las que representan la carne y la mundanalidad. Lo inverso también es cierto.

Por eso, como consecuencia de la actitud de Giezi, el Señor hizo que se enfermara de lepra. Pero al hacer esto, Dios estaba trabajando en la restauración de un siervo a quien Él usaría de una manera especial en el futuro. Permítame explicarle: En el capítulo 8 del segundo libro de los Reyes se narra que, pasado cierto tiempo, debido a una gran hambruna que vino sobre su país, la mujer a quien Eliseo había hecho vivir su hijo, aquella a quien Giezi trató de apartar de los pies de su señor, tuvo que abandonarlo todo e irse a vivir en la tierra de los filisteos por siete años; todo esto según el consejo que le dio el profeta Eliseo. Al cabo de esos siete años esta mujer regresó a su nación, pero venía con las manos vacías y sin un lugar propio donde morar, pues al regresar ya había perdido todas las cosas que eran suyas, todo aquello que en el tiempo de bonanza económica de su nación había poseído. Es la misma mujer que unos años antes se encontraba en amargura de espíritu por la muerte de su hijo y que, pasado cierto tiempo, se vio envuelta en una situación semejante: la pérdida de su casa y de sus tierras.

¿Le es familiar esta mujer, hermano pastor? Angustiada, decidió hablar al rey con el propósito de que este la ayudara, pero cuando llegó ante la presencia del monarca, este se encontraba hablando… ¡Con Giezi! Y me imagino que al entrar a ese recinto vinieron en rápido galope a su pensamiento los tristes recuerdos del pasado; recordó aquella oportunidad cuando llena de angustia llegó con un problema ante Eliseo mientras que ese hombre llamado Giezi, ese siervo incapacitado a quien ahora volvía a tener frente a sí, trató de apartarla del lado de quien representaba su única ayuda. Quizás recordó la insensibilidad de Giezi y su falta de misericordia. Quizás recordó la dureza de su corazón y la frialdad de sus sentimientos.

Y ahora la historia parece repetirse: la misma mujer, otra vez en problemas; el mismo hombre: Giezi. Me imagino que al ver nuevamente a este la mujer pensó: ¡Oh!, no. Este hombre otra vez. Pero aunque esta escena está conformada por los mismos actores y situaciones: la misma mujer, una similar situación de necesidad, un hombre que puede ayudar (antes Eliseo, ahora el rey) y un siervo llamado Giezi, lo cierto del caso, pastor, es que este último, en el aspecto espiritual, no es el mismo hombre que la mujer conoció años atrás.

El tratamiento del Señor le había capacitado para ser un buen siervo, transformando su espíritu insensible y llenándolo de posibilidades. Dios le permitió hablar con el rey para que le contara las maravillas hechas por Eliseo; y cuando la mujer entró al lugar donde estaban ellos hablando, se oyó la voz de un Giezi renovado que, emocionado y sorprendido, le dijo al rey: Rey señor mío, esta es la mujer. (2 Reyes 8:5)

Y fue esa acción de Giezi, fueron esas palabras y esa actitud, el medio que el Señor utilizó para beneficiar a la mujer que sufría, pues el rey, movido por el informe del otrora siervo inútil, hizo que le devolvieran todas las cosas que en el pasado fueron suyas. Un Giezi transformado fue el instrumento usado por Dios para ayudarla. El que antes fue incapaz, el insensible, el que no pudo resucitar a su hijo, el que fue dejado afuera mientras Eliseo oraba, el que ni siquiera era capaz de preparar un plato de comida para su señor, el que no tenía fe, ese, llegó a convertirse en un instrumento útil en las manos de Dios. ¿Lo ve usted, hermano?

Usted que me cuenta sus sinsabores e incapacidades, usted que me escribe con toda la sinceridad que cabe en su corazón acerca de los sentimientos de frustración y pocas esperanzas con respecto a su ministerio, a usted le digo que aún tiene posibilidades; que Dios, al igual que lo hizo con Giezi, también transformará poco a poco su vida y renovará su ministerio dándole nuevas oportunidades. Al igual que Giezi, usted también necesita urgentemente ser tratado, capacitado, ungido y sensibilizado por el Señor. Eso es todo lo que le está ocurriendo. Y aunque quizás no lo entienda, me alegro por la situación que ahora atraviesa sabiendo que un nuevo pastor está siendo formado en las manos del Todopoderoso. Mantenga esa actitud de reconocimiento de su propia incapacidad ante Dios y yo me comprometo a orar por usted pidiendo que Él le llene de las cualidades que necesita para realizar bien Su obra. Él es amor y siempre nos da nuevas oportunidades. Él perfecciona a Sus siervos.

Sin más que escribirle por ahora, y agradeciendo la confianza que en mí ha depositado al abrirme su corazón, me despido de usted esperando tener nuevas y buenas noticias.
Su servidor y amigo,
José Ramón Frontado
Pastor Luz del Salvador. Cabimas. Venezuela